El caso Edward Snowden, ¿Estamos cayendo en la trampa del imperio?

LA TRAMPA

Me parece que deberíamos seriamente considerar que el asunto de que haya alguna posibilidad que las naciones progresistas de Latinoamérica, como Venezuela, Ecuador, Bolivia, y Nicaragua, le concedan asilo a Edward Snowden, el ex agente de la CIA y contratista para la NSA, pudiera ser una trampa estratégica multifacética del imperio estadounidense para dividir a los gobiernos y a los Pueblos antiimperialistas Revolucionarios de Latino América. En el caso de nuestra Venezuela estaríamos hablando de dividir a los chavistas en dos grupos, en los que sí creen que se la debería dar asilo a Snowden, y los que no.

NUESTRA FUERZA

Si vemos el caso de Venezuela, nos damos cuenta que desde la primera vez que Chávez fue electo en 1998, hace más de 14 años, el porcentaje de venezolanos y venezolanas que han apoyado las diferentes etapas de la Revolución, ha variado aproximadamente entre el 49% y el 62%, y esto, aun después de haber sufrido muchos ataques violentos antichavistas: un golpe de estado, un paro económico violento, masacres de chavistas, alborotos, saboteos de todos tipos, y la muerte de nuestro Comandante.  El hecho de que todavía, después de todos estos sucesos, más de 50% de la población seguimos siendo chavistas inquebrantables, representa un gran obstáculo para el imperio, porque la probabilidad es que siempre seremos mayoría, es decir, no bajaríamos del 50%.

DIVIDIR

Esto significa que si el imperio no encuentra la manera de dividirnos (dividir el 50%), el imperio nunca podrá ganar las elecciones a través de sus títeres, como Capriles Radonski, el cual hace poco se ha  acercado al 50% de apoyo a su candidatura. Pero, aunque esté muy cerca del 50%, el imperio sabe que Capriles Radonski no puede vencer, nunca pasaría del 50%, ni él, ni cualquier otro candidato de la oposición pro yanqui. Entonces, tienen que buscar la manera de dividirnos a los chavistas inquebrantables. Es la única manera de destruirnos.  

CÓMO

¿Cómo se divide a un Pueblo chavista Revolucionario inquebrantable?

Hace varios siglos, los reyes de las regiones europeas necesitaban más poder ante la posibilidad de que los Pueblos pobres, desesperados, hambrientos, enfermos con plagas, enrabiados, crearan una devastadora (para la elite) Revolución. Los reyes tenían en sus bolsillos a la iglesia católica romana (cristiana), y viceversa, pero esa iglesia solamente aumentaba la capacidad de unión entre los pobres, quienes eran la gran mayoría, posiblemente 70% de la población. Esto no era conveniente para los reyes ni para la iglesia, entonces, se inventó una división dentro de la iglesia cristiana, y se dividió a los pobres (el 70%) en dos partes, una parte católica, y la otra protestante. Esto sirvió a que no existiera un numero/porcentaje de la población  lo suficiente alto para crear alguna mayoría unida contundente, así eliminando la capacidad de los Pueblos de organizarse para tomar el poder. Esta importante división aseguro que los Pueblos de Europa fueran aplastados una y otra vez, año tras año, década tras década, siglo tras siglo, hasta hoy en día, cuando siguen igual, aplastados.  Creo que es importante aprender de esta muy triste historia.

PUNTOS DE VISTA

Ahora, entre nosotros los chavistas, si nos hacemos la pregunta, ¿Deberíamos concederle asilo a Edward Snowden? ¿Sí o no, y por qué?

Yo, por ejemplo, al igual a nuestro camarada Patricio Silva, no le tengo ninguna compasión, ni lastima, ni apreciación al personaje Edward Snowden. Se preguntarán por qué. Así como lo expresó el Ché, no se les puede confiar ni un poquitico así a los gringos, y así lo creo yo. No se les puede creer, y menos a alguien que ha contratado directamente para la CIA y la NSA (la más nefasta organización de inteligencia, información, y desinformación del gobierno de EEUU).

De que Snowden hizo algo bueno para el Pueblo gringo al divulgar que el gobierno de EEUU espía a sus ciudadanos, bien, ¿entonces? ¿Qué me importa a mí? De que hayan muy pocos países dispuestos a darle asilo a Snowden, bueno ¿Qué me importa a mí? Que haga como cualquier otro perseguido por el gobierno criminal de EEUU.  ¿No son perseguidos también los millones de inocentes que el gobierno de EEUU persigue durante sus violentas aventuras invasoras armadas, asesinando, violando, y torturando? ¿Dónde recurren ellos para obtener asilo? ¿O sea que esos pobres, Musulmanes, indios y negros, chinos, vietnameses, coreanos del norte, o de cualquier raza que no sea blanca, valgan menos que Snowden? ¿A caso son tan insignificantes?

A causa de mi experiencia trabajando durante más de 25 años con los gringos, personalmente, no les tengo nada de confianza a ningún gringo, no importe que nivel de honorabilidad o buena intención tenga, pero eso es mi propio punto de vista, y tengo mis razones. Yo no le daría a Edward Snowden ningún tipo de asilo. Le diría que se vaya al diablo. Esa es mi opinión, pero nunca cambiará el hecho de que siempre apoyaré cualquier decisión que tome Nicolás Maduro al respecto.

LA OPCIÓN

Vean, mi opinión sobre Snowden no cuenta en el esquema global de nuestra Revolución. Me explico. Lo que cuenta es que no nos dejemos dividir, por ninguna razón. No podemos tomar el riesgo de  decir, “Si Maduro decide darle asilo a Snowden, no votaré más por él,” porque si hacemos esto, estaríamos cayendo en la trampa del imperio – y eso es lo que quieren - y seria en ese momento que garantizaríamos que la Revolución caiga aplastada por siempre, y después que caiga, olvídense, nunca más tendremos la oportunidad de tomar el poder – el imperio se asegurará de eso, así como ocurrió en Chile, y en tantos otros países que son hoy sumisos al imperio criminal de EEUU y sus aliados como la OTAN. Más cerca todavía, miren a Colombia.  Aun con las supuestas negociaciones de paz con las FARC y la ELN, ¿creen de verdad que esto cambiará algo a favor del bienestar del Pueblo colombiano? Nunca, porque el imperio se asegurará de esto, así como los reyes de Europa lo hicieron hace más de 600 años atrás – y miren a los Pueblos europeos de hoy, todavía son esclavos sumisos, sin ningún poder – y si alguien allá se atreve a luchar, es multado, encarcelado, desaparecido, asesinado, o torturado. Así era aquí en Venezuela antes de Chávez. La única opción que tenemos es de apoyar a Nicola Maduro al 100%, aun si no estamos completamente de acuerdo a veces. Si no, regresaremos automáticamente, para nunca volver, al nefasto pasado de sumisión total al imperio estadounidense.

OTRA CONSIDERACIÓN

La otra cosa que creo deberíamos tomar en consideración, es el hecho de que no todos nosotros tenemos los datos suficientes para poder juzgar la situación de manera efectiva. ¿Quién está en la mejor posición para conseguir la información relacionada con el caso Edward Snowden? ¿Tú? ¿Yo? No lo creo. Estoy seguro que Nicolás Maduro se asegurará, antes de tomar cualquier decisión, y si fuera el caso, de tener a mano toda la información relevante. Esto, creo yo, también  se aplica al caso de Julián Conrado. ¿Quiénes son los que tienen el mayor acceso a la información pertinente para tomar decisiones al respecto? Ciertamente no somos nosotros. No sabemos, por ejemplo, qué tipo de acuerdos de extradición exista entre Venezuela y Colombia, y de acuerdo con las leyes existentes, ¿qué le pasaría a Julián Conrado si fuera liberado o extraditado? No lo sabemos, pero alguien sí lo sabe, y por eso Julián Conrado está en Venezuela en cárcel, y no en Colombia. Tampoco sabemos qué o quiénes están detrás de todo esto. ¿Por qué Julián se vino a Venezuela? Por eso digo, hay que confiar en que Nicolás Maduro tiene acceso a la información que nosotros no tenemos, y que con esa información es capaz de tomar la mejor decisión oportuna posible.

LA UNIÓN

Finalmente, y para reiterar, lo más importante aquí es la unión. Debemos apoyar cualquier decisión que Nicolás Maduro tome, sobre cualquier materia, y si enseguida se descubre que alguna decisión fue errada, bueno, muy simplemente, se corrige.  No tenemos que estar de acuerdo con la decisión, pero como buenos Revolucionarios, deberíamos apoyar la decisión de nuestro líder – sino, estaríamos cayendo en la trampa del imperio. La trampa no sería, por ejemplo, en que al concederle asilo a Snowden estaríamos permitiendo que un agente más de la CIA se meta en el país, espiando para EEUU, aunque diga que ya no es espía, no, la trampa seria que estriamos nosotros mismos dividiéndonos, estaríamos destrozando nuestra Revolución desde adentro, y eso es lo que quiere el imperio.

Entonces, pregunto, con respecto al caso Edward Snowden, “¿Estamos cayendo en la trampa del imperio?”


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2871 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Oscar Heck


Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /tiburon/a168983.htmlCUS