Afortunadamente Obama no tiene cojones…por ahora

Nada más peligroso que un mono con una hojilla dice el dicho; ya el loco G. W. Bush nos lo demostró en Irak.

Un presidente con rostro pálido declaró ayer ante el mundo que está listo para dar la orden que puede destruir media Siria o un poco más en aras de la paz y del amor, pero como él es muy demócrata mejor lo somete a consulta del Congreso de los Estados Unidos para que sean estos los que tomen la decisión.

Con esta decisión la papa caliente está en las manos de un Congreso que está en receso y que todo indica no lo suspenderá por la solicitud presidencial de que analicen si es legítimo o no que el premio nobel de la paz pulse el botón rojo contra un país que no le ha hecho absolutamente nada a los Estados Unidos.

Un nuevo exabrupto está en proceso, por convocatoria del carapálida presidente Obama; el Congreso de los Estados Unidos pretenderá constituirse en corte supra internacional, por encima del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, para decidir sobre un ataque implacable de alto poder de fuego sobre la población civil y militar de Siria.

El presidente Obama dijo hace poco que si al “régimen” de Al Assad se le ocurría la macabra idea de usar armas químicas sobre su población, Estados Unidos no lo pensaría dos veces para usar todo el poder de fuego contra ellos, y Voila!! Qué casualidad, poco tiempo después de esa declaración, PUM!! una explosión de armas químicas ocurre en Damasco.

De inmediato todos los ojos, y oídos, y corazones se posan sobre el carapalida presidente Obama; la flota de guerra quita los protectores a los lanza misiles, los teléfonos empiezan a sonar en todo el mundo, los rebeldes sirios se meten en los refugios que previamente Estados Unidos les ha construido, Israel celebra por anticipado la inminente destrucción de Siria; el alto mando de guerra le informa a Obama que están listo para recibir la orden que prometió; el alto mando Israelí se felicita y felicita a los Sauditas por el éxito de la operación “explosión química”.

Todo está listo, el canal CÑM en español y en ingles afina sus satélites hacia Damasco (no mandaran reporteros como Del Rincón o Patricia Janiot, hasta que la nube de fuego que prometió Obama se disipe y puedan llorar ante las cámaras con los cadáveres que para ellos dejó el régimen sirio antes de que los misiles que solo matan militares fueran enviados por los Estados Unidos).

Todo está listo los fanáticos de estos espectáculos tienen listas las cervezas para ver en directo desde su hogar el prometido ataque, millones de barriles de cerveza se vendieron, la industria de ataúdes y de incineradores gastaron todo lo que tenían en prepararse para el festín, muchos bancos vaciaron sus bóvedas para que les quepa el coñazo de plata que viene después del ataque.

Todo está listo hasta que… en declaración mundialmente transmitida en vivo El carapalida presidente Obama demuestra públicamente su afortunadamente falta de cojones; los mismos cojones que le faltaron a Uribe para atacar a Venezuela. Obama excusa su cagazón amparándose en la “democracia más antigua del planeta”. Obama por ahora fue neutralizado por su propio miedo, gracias a Dios.

Pero eso no durará mucho, Estados Unidos vive de la guerra y de robar economías y recursos a quienes invade, la economía norteamericana por muchos billetes que imprima sin control cada día, no soportará su carencia de recursos energéticos por mucho tiempo.

El pentágono decidirá por Obama y para ellos la humillación a la que fue expuesta la “majestad de la presidencia de los Estados Unidos” por el boca abierta Obama, quien prometió algo que ahora no tiene cojones para cumplir, es más fuerte que la destrucción de las torres gemelas; si el mundo empieza a burlarse como lo están haciendo ahora del poder del Presiente de los Estados Unidos entonces el peligro del inicio de la caída del imperio los hará reaccionar de manera que no quedará títere con cabeza, empezando por el propio presidente.

No nos extrañe que el Congreso decida más bien un veto contra Obama por boca abierta y por ridiculizar a la presidencia, no nos extrañe que los cojones de Obama sean de alguna manera hinchados para que funcionen a la necesidad de Israel y de los perros de la guerra del pentágono.

No nos extrañe que el carapalida Obama salga nuevamente al ruedo dentro de poco pero esta vez como piel roja; rojo de ira, a ordenar el ataque que a tanto costo Arabia Saudita, Israel y el pentágono organizaron con armas químicas contra la población Siria.

El peligro no ha pasado, la comunidad internacional y nosotros como primera reserva de petróleo del mundo somos parte importantísima, debemos rechazar que el Congreso de los Estados Unidos tenga más poder que el ya antidemocrático Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

No a la guerra contra Siria. No a la prepotencia del imperialismo norteamericano.

Viva Siria, Viva Venezuela.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 672 veces.