La Revolución Bolivariana y amenazas del presente

La humanidad está amenazada por dos de sus mayores temores: 1º explosión atómica, que luce inevitable en la planta japonesa de Fukushima; 2º guerra mundial, que amenaza con dar inicio en Oriente Próximo, a partir del ataque anunciado por Obama y sus aliados contra Siria, que será también e inevitable contra Irán.

1º. Expertos advierten que una explosión nuclear en la planta de Tepco, filial japonesa de la estadounidense General Electric, sería de 50 a 100 veces la magnitud de la explosión en Chernóbil; tal explosión obscurecería durante horas al planeta, la penumbra duraría días y, al enfriar la superficie terrestre y los océanos, ocasionaría graves daños a la población y a las cosechas. Otros fenómenos naturales, como tsunamis, especialmente en el Océano Pacífico, erupciones, nuevos volcanes y terremotos afectarían al planeta.

Conmueve pensar en la pesadilla de tal amenaza para la población japonesa, que la obligaría a abandonar su territorio, sin esperanza de regreso. Para el Gobierno Bolivariano debe ser motivo para analizar con sus diplomáticos una pronta y segura evacuación, para ellos y para otros venezolanos localizados en Japón, una operación bajo riesgo para la navegación marítima o aérea y bajo presión por la contaminación radioactiva.

La amenaza es motivo también para adoptar medidas que minimicen los efectos de bajas temperaturas en la población venezolana y ahondar en el sistema venezolano de salud, producción de medicinas y capacidad de reacción científica y asistencial frente a la aparición de problemas, como consecuencias de esta amenaza de grandes proporciones y efectos sobre la vida en el planeta. Otro aspecto a considerar sería un eventual apoyo de la nación venezolana a la japonesa, bajo tales circunstancias.

2º. El inicio de una guerra mundial afectará directamente a Venezuela, pues somos la tercera nación inmediatamente amenazada por el imperio y sus aliados. Luego de la decisión adoptada por Obama ayer 31 de agosto, la Revolución debe afirmar su preparación, para derrotar a la agresión del imperio y sus lacayos, que tendrá como objetivo fundamental el asesinato de nuestro Presidente y que deberá enfrentar enormes dificultades por la brevedad, el apremio y el sigilo que tal asesinato exigen.

Maduro debe confiar en Dios y tratar esta amenaza con los hermanos de Unasur, del Alba y nuestros aliados rusos, chinos e iraníes; simultáneamente debe adoptar medidas extremas, para enfrentar la invasión de mercenarios paramilitares, tropas especiales estadounidenses con la misión de asesinarle y sus tropas regulares y las de algún país europeo, que intentarán apoderarse de nuestros campos petroleros.

*capitán de altura y productor agrícola

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1030 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

¡Palo al Tiburón! Contra el Imperialismo en Defensa de la Soberanía

Ideología y Socialismo del Siglo XXI

US Y /tiburon/a172792.htmlCUS