Los sindicatos

Sindicato, una palabra que encierra toda una historia de luchas, protagonizadas por hombres y mujeres que sintieron la necesidad de agruparse, a fin de defender intereses comunes de índole social, económicos, profesionales e incluso de orden contractual ; de la voracidad del patrono; quien respondiendo a sus intereses de clase, siempre ha buscado la ganancia por encima de todo.

Hablar sobre el origen de los Sindicatos, nos lleva a Grecia, cuna de las grandes civilizaciones y no menos grandes pensadores y pensadoras, como Sócrates, Platón, Aristóteles, Pitágoras, Arquímedes, Tales de Mileto y Aspasia de Mileto, Hipócrates, Teano e Hipatía de Alejandría entre otras y otros; y es precisamente en ese sistema socio-político, donde emerge la presencia del “Síndico”, nombre que le dieron los griegos a quién protege y defiende a otros en un juicio; por su parte en Atenas se llamó “síndicos”, a un grupo de cinco oradores públicos facultados para salvaguardar las leyes antiguas contra las innovaciones; más adelante se manejó la palabra “síndico” con valor adjetivo, para indicar aquello que afectaba a la comunidad.

Sin embargo, es en la etapa de la industrialización, cuando los Sindicatos se hacen más necesarios, pues frente a la incuestionable desprotección, la diversificación de tareas y profesiones, y las diversas formas de explotación y abusos de los patronos capitalistas, (prolongadas jornadas de trabajo, empleo infantil, mujeres mal remuneradas, tercerizaciones, fábricas insalubres, hacinamiento, despidos sin indemnización, miseria, etc,), estos emergen como verdaderos instrumentos de organización y protección.

Es así como los Sindicatos se posesionan en el mundo actual, como verdaderos instrumentos de defensa de las y los trabajadores; son ellos y quienes los conforman -hombres y mujeres del entramado social del país-, los que impulsan las luchas necesarias para la reivindicación de los mismos, la participación cogestionaría y el establecimiento de jornadas adecuadas de trabajo, como sucedió recientemente en la Universidad de Carabobo, donde en casi todas las dependencias se asumió el horario corrido.

Es por ello que ante una nueva jornada de elección de la Asociación sindical que nos amparará y protegerá por los próximos años, se hace necesario que recordemos, a fin de votar con conciencia, que su esencia es la de protección a cada uno de nosotros trabajadoras y trabajadores de la Universidad de Carabobo, nunca, nunca, a la orden del patrón, eso es contra natura.

"No actuar en el seno de los sindicatos reaccionarios significa abandonar a las masas obreras insuficientemente desarrolladas o atrasadas a la influencia de los líderes reaccionarios, de los agentes de la burguesía, de los obreros aristócratas u obreros aburguesados".

V. I.Lenin.

Dra.
[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 971 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /trabajadores/a152350.htmlCUS