Escrito desde el alma

Pildoritas 151 (año V)

Presenciar una a una, cada  juramentación en cada estado por parte de los 20 guerreros de Chávez al asumir el mandato que el  pueblo les otorgó el 16 de este mes, se siente una satisfacción enorme que nos permite afirmar que ya la revolución se ha consolidado, de tal manera, que  no tiene marcha atrás, es ver en cada rostro del pueblo un Chávez porque somos su hechura, somos el resultado de su   ministerio, de su palabra de su prédica, de su ejemplo, somos millones cuyo corazón palpita al unísono con el de ese hombre gigante con que Dios nos ha privilegiado para ser nuestro guía, a quien hemos aprendido a querer como parte de nostros, por quien nos alegramos en sus triunfos, reímos con su incomparable humor, aun ante las adversidades, lloramos cuando sufre como ahora y oramos con todas nuestras fuerzas para que el Altísimo coloque sobre sus dolencias sus manos omnipotentes y las desaparezca, para que así venga a tomar nuestras manos  de mujeres niños y hombres que se elevan hacia él como queriendo tocar un poquito de su inmenso amor por este pueblo, que es Chávez, como él así lo ha dicho y hemos asumido y por ello aunque ausente y luchando por su vida que es la nuestra, lo sentimos presente, lo imaginamos tomando el juramento a quienes  van a tener la enorme responsabilidad de continuar llevando adelante sus postulados, sin descanso, procurando ser, si no como él porque es muy difícil emular tantas y tan  grandes virtudes, por lo menos si, esforzándose por mantener viva la llama de ese amor, con trabajo, sacrificio, entrega, siendo ejemplo como él lo ha sido, estando de primero en la trinchera de la lucha, para garantizar las conquistas que se han logrado para el disfrute del pueblo de los olvidados, de los pobres, de los excluidos que  han sido visibilizados a la luz de esa llama que un día con su “por ahora” encendió este héroe para que nunca se apagara y soportara como ha soportado, tempestades del lado de los anti patria que no cejan en su empeño de apagarla.

Hoy recuerdo lo que nos dijo  al despedirse para irse  de nuevo a Cuba a buscar salud lo cual debió llegar al alma de todos los venezolanos, especialmente de quienes tienen responsabilidades de gobierno o de partido: “tenemos patria, tenemos pueblo, tenemos la patria más viva que nunca, ardiendo en llama sagrada”. Que no se perderá si mantenemos lo que como Bolívar nos  pidió en su última proclama,  él al irse de nuevo a colocarse con Dios por delante en manos de la ciencia, nos lo repitió: UNIDAD, UNIDAD, UNIDAD.

Ese es su mandato y hay de aquel que se desvíe porque lo demolerá la Revolución, ejemplos sobran y bien sabemos que mas temprano que tarde, se impondrá la única fuerza que ha demostrado con hechos impregnados de amor, que no es otra que el compendio de ideas y postulados recogidos de nuestros padres libertadores, del legado de Cristo y sus propios aportes para después de 14 años poder afirmar que Venezuela no solo es esa llama de luz que alumbra la Patria, sino que se eleva hacia el cielo para alumbrar los pueblo del Continente y más allá.

Aquí en el Táchira Dios y el pueblo han permitido que un hombre como JOSE GREGORIO VIELMA MORA tome el timón para rescatar el barco de esta porción de Patria que naufragaba en manos de una jauría de delincuentes y ha jurado hacerlo en nombre de Dios y en nombre de Chávez, consciente de la enorme responsabilidad que el pueblo ha puesto sobre sus hombros, sabemos que tiene con qué, tiene madera de líder, es un gerente probado en responsabilidades de alta complejidad y en todas ha dejado su huella de eficiencia, aquí no va a ser diferente, por lo que no podemos menos que alegrarnos por el bien del Táchira, ojalá y el equipo que él decida formen parte sus colaboradores estén a su altura y que por nada del mundo desvíen su misión, para que el pueblo que va a estar vigilante, en lugar de señalar, aplauda una gestión que sirva de ejemplo para el país. Dios así lo quiera, Vielma Mora, dejó el alma en la exitosa campaña y convenció a las mayorías con su mensaje que ahora a partir del 10 de enero del 2013 debe materializarse en acciones.

Adelante Gobernador VIELMA MORA, su éxito será de todos pero especialmente del Padre de esta Revolución a quien seguramente le va a alegrar mucho ver a uno de sus hijos predilectos conquistar  paso a paso durante estos 4 próximos años, la victoria prevista en los postulados revolucionarios y socialistas que aquí ha sido obstruida, pero que usted sabrá hacer lo necesario para venir de atrás y colocarse en la cúspide, usted puede, cuente con el apoyo del pueblo y ojalá con un equipo incondicional que sea capaz de aguantarle el trote que usted le aprometido a la policía  en su discurso, pero que debe ser extendido a todo sus colaboradores, para que estén a tono y conscientes de que está prohibido fallar.


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 794 veces.