Grupo Polar y Cisneros encabezan la guerra económica y comercial contra el pueblo de Venezuela

Diciembre es el mes en el cual los grupos económicos más fuertes del país iniciaron la arremetida desestabilizadora inspirada en las directrices de Fedecamaras, contra Venezuela, su gobierno y su pueblo. Ya desde mediados de noviembre el incremento de los precios de todos los artículos de primera necesidad y los demás que complementan el que hacer de la vida de las personas, desde repuestos para vehículos, de refrigeración, etc. A esa escalada agresiva que se arreció en el mes de diciembre, se suma, escaseando artificialmente el arroz, azúcar, pastas alimenticias, aceites comestibles, estafando con los precios de la carne, el pescado, incluso de las cervezas y otros productos de consumo de época decembrina con mas del 300% de incremento en apenas pocos días de diferencias. Incluso se ponen avisos públicos por el Facebook, y otras redes sociales, ofertando la moneda inorgánica gringa a precios exorbitantes. Es parte de la presión que se ejerce sobre la salud del presidente y sobre el proceso revolucionario. Es el inicio de una nueva guerra frontal contra el estado venezolano, su gobierno y su pueblo.

El estado delicado de la salud del presidente, es utilizado como factor de perturbación y para afectar sicológicamente la tranquilidad del pueblo. La siembra de cizañas dentro de las filas que apoyan al proceso bolivariano, más allá del PSUV, PCV, etc. y las mayorías independientes. Para resquebrajar la unidad. Ellos piensan que descabezando al líder de la revolución, les sería muy fácil volver a controlar a Venezuela y entregarla nuevamente al imperio criminal y avaro sionista yanqui.

Ante la situación generada por la salud del líder Presidente. La escalada de agresión contra la economía, la salud, educación, sueldos, estabilidad laboral, alimenticia, entre otros factores de Venezuela. Hacen que el enemigo interno pro capitalista, crean que pueden dar un fuerte golpe económico, semejante o peor al del 2002 – 2003. Piensan que sin la capacidad estratégica del líder como guía, sería más fácil derribar todo lo construido hasta ahora e instaurar nuevamente su régimen de terror contra el pueblo.

Sostengo que ante las dificultades, debemos establecer prioridades estratégicas. De tal forma, el primer objetivo es enfrentar con contundencia al enemigo pro imperio interno. A la vez que debemos aprender a convivir con nuestras diferencias internas y fortalecernos colectivamente. Necesitamos de cada uno de nuestros aliados, así sea uno solo.

Los deseos no preñan. Todo aquel que se precie de ser revolucionario ha de saber y entender. Que las condiciones para el avance, no son circunstancias fortuitas o dadivas del destino. Los objetivos que pretendemos, se lograran en la medida que forcemos las condiciones para su concreción. Y eso se hace con trabajo, perseverancia, inteligencia, fortaleza, seriedad, organización, respeto interno, solidaridad colectiva y honestidad. Con esas herramientas: la victoria popular es posible y la derrota del enemigo, un hecho.

Más que convertirnos en eco de las calumnias y medias verdades del enemigo. Tenemos que crear nuestras propias barreras o filtros a su propaganda, a la vez que resaltamos los logros de la revolución. Tenemos que cambiar esa matriz que aun permanece, con la cual muchas personas que se benefician de este proceso, dan preferencias a las mentiras y conspiraciones del enemigo. Muchas de esas mentes engañadas, no son culpables. Simplemente son víctimas de la guerra sicológica que el imperio desarrolla contra todos nosotros, en todos los escenarios mediáticos y públicos. Nos corresponde desarticular esas matrices destructivas y perversas que hacen que las personas sean sus propios enemigos sin saberlo.

El presidente tiene conciencia real de todo lo que implica su salud deteriorada y de la posibilidad de su agravamiento. Por eso fue claro, explicito y conciso en sus instrucciones. Yo no voy a poner en duda en este momento a ninguna de las personas en las cuales el camarada presidente delegó algún tipo de responsabilidad específica. En este momento nuestra única meta es reventar al enemigo y ese enemigo todos lo conocemos, con sus características y sus derivados. La unidad es básica, elemental y decisiva. No solo para la instauración del verdadero socialismo, si no para nuestra existencia como pueblo, como nación, como seres independientes. UNIDAD, UNIDAD, UNIDAD.

Es necesario entonces, que los órganos de poder del estado con los recursos legales a su disposición y con la fortaleza de un pueblo empoderado, frenen los ímpetus enfermizos de Fedecamararas, el grupo Polar, el grupo Cisneros y sus colaboradores hambreadores y explotadores. La lucha no es, ni nunca ha sido fácil. Este proceso ya no depende de un hombre, aunque ese hombre sea un factor importante. El mejor homenaje y reconocimiento al líder es demostrarle que con o sin él, presente, la revolución continuará y se profundizará. GRACIAS CAMARADA HUGO, AUNQUE CON TIGO AQUÍ, LA BATALLA ES MÁS FÁCIL

http://www.minci.gob.ve/wp-content/uploads/2012/08/WEB-Paro-petrolero-2002.pdf

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3276 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a156815.htmlCUS