Sindéresis

Winston Vallenilla, the socialist boy

Todos sus ascendientes más cercanos, han estado ligados a la farándula venezolana entre las épocas más deprimentemente alienantes de la televisión venezolana.

Winston Vallenilla, el animador de ese mejunje sabatino con recados excluyentes, que los Cisneros denominaron Guerra de los Sexos ha sido el presentador del aguacero de personeros latinos que este jueves diez, llegaron en solidaridad con Chávez y con el pueblo venezolano.

En la cercanías de Miraflores y encaramados en un inmenso entablado los invitados suramericanos y caribeños, el alto gobierno venezolano y el pueblo todo, veían el agudo desenvolvimiento del muchacho Vallenilla. Entre rumores, algunos se atrevían a sonreír ante las locuaces intercalaciones verbales del presentador.

A veces, será por la cotidiana práctica en programas de implicada vanidad, el muchacho lucia más animador de Latin Stars, que estoico presentador de los honorables protagonistas asistentes. Pero en general, no lo hizo mal el muchacho. Es la verdad.

Parece que tuvo su mejor acometer, cuando aludiendo a Farabundo Martí, Winston incendió sus palabras con fuego revolucionario y presentó al gran líder de la revolución nicaragüense. Al terminar el Comandante Ortega su brillante discurso y volver al lado del vicepresidente Maduro, éste sonriente, le comentaba algo al oído probablemente relacionado al novedoso trabajo de Vallenilla.

Al final, durante la intervención de Maduro, hubo por parte de éste la presentación de Ivian Zarcos, la Miss Mundo del momento. Y miren qué paradoja, esa presentación pudo haber sido el desahogo más expresivo de Winston, y hasta la vueltica que solicitó el público socialista, pudo haberla solicitado el presentador con mucha soltura.

Es probable que haya sido la primera en Vallenilla en este tipo de actividad política. Ojalá no haya sido tocado Winston, desconsideradamente por los factores alienantes de la farándula venezolana y arrecie su ímpetu anti imperialista para que la revolución gane en el tablado un talento transformador.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 4554 veces.