Qué significa “Yo soy Chávez”

La oración “Yo soy Chávez” o “Todos somos Chávez” tiene un connotación de trascendencia histórica, a tal punto que ha encendido el alerta del fascismo internacional y de sus acólitos venezolanos, latinoamericanos y mundiales. No es cualquier cosa la expresión, porque ¿Qué significa ser Chávez? ¿Cuál es la amenaza de esa oración tan básica gramaticalmente (Sujeto YO, verbo SOY y predicado CHÁVEZ), tan simple en su construcción (¡Tres palabras!)? Pero ¡Qué bella! y al mismo tiempo el Yo soy Chávez es una mensaje, una guía, una luz para los pueblos del mundo. Eso aterra a la contrarrevolución, ¡Hay que detener a como dé lugar la conversión! ¡Hay que actuar con urgencia! ¡Oh, mundo nuestro, qué será de ti si Todos somos Chávez se hace voz mundial! grita el fascismo. Responden los pueblos: ¡La emancipación de la especie!

“Chávez” es lo que se predica del YO. Y si lo que predica del YO es que soy Chávez, resulta razón suficiente para el miedo colectivo de las élites. La movilización del 10 de enero fue el hecho práctico, real de tal predicación: Sin el Chávez humano el pueblo se movilizó, y no es la movilización en sí misma impactante, es el para qué nos movilizamos: para decirle al mundo “¡Hoy nos estamos juramentando los chavistas como presidentes, hoy ¡SOMOS TODOS CHÁVEZ, hoy Chávez dejó de ser el humano individual para convertirse en el Chávez Patria, en el Chávez Pueblo, en Todos Chávez!

¿Qué significa reconocer que Yo soy Chávez? La respuesta está en la contestación a la pregunta ¿Quién es Chávez?

Es humano. Es de carne y huesos, se ríe, llora, se enferma, se enoja, sufre. No es del mármol en que convirtieron a los héroes de la independencia; Chávez es uno del pueblo porque viene del pueblo pobre, en cada historia de los “Cuentos del Arañero” hay uno de nosotros. Yo soy Humanoà Chávez es HumanoàYo soy Chávez.

Es trabajador, da el ejemplo. Para Chávez el último minuto del día es a su vez el primero de la noche, cumple con la tarea de ser Presidente. Pero va más allá, asumió la de ser líder de los pueblos del mundo y lo ha hecho con su palabra sencilla, sincera, transparente, sin poses ni ambigüedades. Entonces, para ser Chávez hay que ser trabajador, asumir el trabajo como un acto de emancipación del espíritu, como un acto de liberación, instrumento para el gozo espiritual.

Es humilde. La vanidad no forma parte de su SER. Para él lo material está subordinado a las necesidades del espíritu, se construye en colectivo y de esa forma se reconstruye el espíritu; el resultado es el Ser Nuevo. Ser Chávez significa ser humilde, hacernos humildes implica un proceso duro de reeducación espiritual. Iniciemos nuestra propia transformación para ser humildes, para ser Chávez.

Es estudioso. Los venezolanos y las venezolanas somos los primeros testigos de la evolución científica-política del Humano Chávez, de otra forma hubiera sido imposible que en tan solo una década haya dado el extraordinario salto ideológico del cual somos testigos. Estudiar todos los días es el ejemplo que debemos imitar.

Es maestro. Su saber no es de él, es de todos, lo adquiere e inmediatamente lo comparte con la sencillez que da la sabiduría. Un minuto de sabiduría es el resultado de horas de estudio, de reflexión, de buscar en cómo trasmitir la esencia sin redundancias ni proyecciones vanas. Y Chávez es sabio. Compartamos nuestros aprendizajes si queremos Ser Chávez, seamos maestros.

Es solidario. Cada pesar, cada sufrimiento, cada necesidad son también suyas, las vive como propias, las hace masa para buscar soluciones al todo, de ahí las misiones y toda la política social de estos 14 años revolucionarios. Cultivemos la solidaridad, simiente de un Ser Nuevo para una Patria Nueva.

Es irreverente. La realidad para él es una circunstancia sujeta a revolución profunda, el descubrir el por qué de las cosas son como existen lo hace pertinaz, insistente, en una palabra: irreverente, pero con racionalidad, audacia y astucia. La irreverencia es una condición para ser Chávez.

Es visionario. Lo coyuntural no obnubila su razón; la coyuntura es insumo para lo estratégico, le indica tendencias. Chávez tiene y cultiva esa extraordinaria capacidad, lo estratégico nunca sucumbe a lo inmediato, aunque tampoco esa temporalidad la obvia, por el contrario le da respuesta. El estudio permanente y el análisis científico de la realidad son la clave.


Es valiente. En más de una oportunidad lo ha demostrado; la adversidad nutre su espíritu guerrero, en las batallas se crece, no teme a la adversidad porque tiene claro el propósito, los objetivos y las metas, es decir, tiene un plan, y las adversidades forman parte del plan. ¿Tenemos el nuestro? ¡Construyámoslo y venceremos a las adversidades!

Si cada uno de nosotros y nosotras sigue el ejemplo de Chávez y actúa como él en el espacio de nuestro desempeño cotidiano, y más allá de ese espacio, entonces Seremos Chávez, y la revolución chavista se hará eterna para nuestra Patria y ejemplo para los Pueblos del Mundo.


*Diputado AN/PSUV – Portuguesa

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2302 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a157601.htmlCUS