Don Richard Corleone. No suena bien

Con semejante facha yo podría creer que Richard Mardo sea un malandro, un patotero o un azote de barrio pero mafioso nunca. Podría también pasar como malabarista de semáforo, Zanquero de tranca en autopista o tragafuegos de boulevard. Y en el mejor de los casos yo podría comprarlo como manicurista de quinceañeras, maquillador de damas de compañía o estilista de viejas ridículas….pero Capo no.

Un Capo viste buena ropa, calza zapato caro y luce correas de alto cuero. Esa es regla de oro entre las familias por orden expresa del Don asesorado por su Consiglieri; y es cosa lógica también puesto que una buena pinta abre muchas puertas. Yo conocí a Lucky Luciano, “ il capo di tutti i capi”, y ese barón no se bajaba nunca de un paltó Giorgio Armani y una corbata Gianni Versace, además de su impecable pelo engominado y bien peinadito hacia atrás que no dejaba dudas a nadie de quien era el “mero mero”. No como este joven mal vestido y peor peinado que acusan ahora de Valedor cuando en esa indumentaria no llegaría ni a matraquero

Un mafioso mantiene una figura exagerada bien por lo alto o más por lo gordo. Solo de esa manera puede aguantar las comilonas que se arman cuando se reúnen todos los miembros de la mafia, sobretodo conociendo el tipo de comida italiana enriquecida en salsas, abundada en quesos, exagerada en tocinos y aumentada en carbohidratos. Yo estudié la vida de Giuseppe Joe Masseria mejor mentado “Joe the Boss”, uno de los fundadores de la mafia de Nueva York, y jamás lo vi con menos de 120 kilos. Con ese grosor Joe logró intimidar a sus paralelos, hizo recular a los aspirantes y frenó a los atrevidos que creyeron poder caminar sin las muletas de su amo. No como este fantoche flacuchento que hoy nos quieren meter como trapacero cuando con esa figura no llegaría ni a engañabobos.

Un Don se gana ese prestigio después que ha pasado por todos los rangos de la Cosa Nostra desde Soldado hasta Sottocapo y lo hace a punta de disciplina pero también a palo y plomo. Es la forma de lograr el respeto entre el resto de los miembros de la familia. Yo leí la historia de Vito Genovese, Don Vito y pude conocer lo sanguinario que fue pero también lo astuto y prudente para llegar hasta el rango que obtuvo. No como este fullero que de la noche a la mañana quieren meternos como el Al capone criollo cuando en realidad con su comportamiento no llega ni a Pran de internado judicial.

Finalmente un miembro de la Cosa Nostra que tenga aspiraciones de rango debe llevar nombre y apellido italiano, propio o adoptado y hasta donde he podido saber Richard es un nombre inglés y Mardo es mas bien un apellido español y de la Extremadura Pero sobre todo ¿a qué mafioso se le ocurre cobrar el soborno con un cheque a su nombre.?. Yo creo más bien que el mafioso es otro con apellido más raro y Richard es apenas el buscón.



[email protected] Pto La Cruz.
 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1288 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a158960.htmlCUS