La derecha Nacional e Internacional entre la muerte y la oscuridad

Quien considera que la muerte de su oponte, le da fuerza hace de la muerte su diosa por no tener intelecto ni virtudes que le permitan obtener victorias, vive de la muerte y para la muerte. Es un arma de la guerra que muera el oponente, no es arma de la paz, quien tiene como modo de vida la paz usa el dialogo, el discernimiento, la razón y necesariamente un alma grande porque lucha por la vida. La muerte, con ella se hace temer, quien la adora y la tiene como fin la necesita como medio para causar miedo, para penetrar en lo profundo del alma y del subconsciente con el objeto de dominar. Aquellos que se han regocijado con la muerte del Comandante Presidente Hugo Rafael Chávez Frías piensan que la muerte nos ha vencido, lastima de ellos que sigan en su oscuridad, porque nosotros que vivimos en la luz de la llama revolucionaria, encendida por nuestro Comandante, comprendemos que la muerte no es el fin, porque la llama esta encendida y en su luz nos cobijamos, que Chávez la encendió ahuyentando el reino de lo oscuro para alcanzar el reino de la felicidad que es el reino de la humanidad. Sigan, sigan, sigan y sigan pensando que la muerte del Presidente apagara la llama revolucionaria, no lo han entendido que cosa tan triste para ustedes, vivirán en frustración, vivirán en amargura, seguirán haciendo de la muerte su diosa, y nosotros seguiremos con aquellos revolucionarios que tomen la antorcha encendida por el comandante presidente llevando la luz de la esperanza; ahora le toca a Nicolás así lo dijo Chávez, luego otro y otro y otro y otro revolucionario más, y juro por Dios que no fallaremos porque dos mil años tiene el cristianismo y entre todos las dificultades la luz de Dios esta allí, y dos mil años superara el chavismo, porque si Cristo Redentor nos enseño a ser espiritualmente humanos para alcanzar el reino de cielos, Chávez nos ha enseñado a ser socialistamente humanos para alcanzar el reino de la tierra y esencialmente el reino de la patria venezolana y latinoamericana.

He visto el ataúd, por los medios televisivos, alrededor del féretro he visto seres humanos desfilar mirando el cuerpo, grandes gestos de dolor, persignándose y algunos petrificados al ver el cuerpo del Presidente; también he visto en esos medios los gestos de esos mismos seres que con seguridad y con firmeza alientan a sus hermanos, he visto en sus rostros la seguridad de ser parte de esta revolución y si algún miedo se observa no es a la muerte de Chávez es a la muerte de sus ideas y que se apague la llama revolucionaria; alguien pidió a Nicolás no olvidarlos porque Chávez no los olvidaría, y percibí en ese grito la lucha por sus derechos y me dije con tranquilidad ….la luz esta allí, Nicolás lleva la antorcha y el pueblo alimenta la llama revolucionaria y el comandante con la fuerza de su alma grande y su fe vigila que todo este bien.... Alguien lo dijo: la oscuridad es la ausencia de la luz, los revolucionarios decimos: los que festejan la muerte sigan en su oscuridad pero témanle a luz porque el pueblo ya vive en ella.

[email protected]

¡ ¡ ¡ HASTA LA VICTORIA SIEMPRE COMANDANTE ! ! !

¡ ¡ ¡ QUE VIVA LA PATRIA ! ! !


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1046 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US N /actualidad/a160718.htmlCUS