Mensajito a Capriles

Quienes somos militantes de esta gloriosa Revolución Bolivariana y Socialista que inició nuestro Mártir y redentor de los pobres, Comandante Hugo Chávez, no nos anida sentimientos de odio ni proferimos insultos a los enemigos de la Patria, no les deseamos la muerte; así como tampoco inventamos hechos de sus vidas personales ni mucho menos las de sus familias. Siempre tratamos al enemigo -por que eso es lo que son- con el debido respeto. A los revolucionarios solo nos anima el amor, la alegría, la paz, la solidaridad.

Decimos esto por que, con el debido respeto, ¿ qué le pasaba al fascista y golpista ultra derechista Capriles Radonski en el momento que se refirió a la muerte del Gigante Comandante y arremetió contra su familia?. ¿ Esos ojos y esa mirada son normales en cualquier persona?.

¿ Habría algo "extraño" en el organismo de este infame y miserable ser para tener una mirada tan extraña?. Sus prontuario detalla una vida ligada a "blancas" experiencias. Y es que el pasado de este mediocre está lleno de episodios obscuros, por decir lo menos.

Este depravado perteneció como todo sus compinches de la patota de Primero Justicia en una secta satánica-religiosa llamada Tradición, Familia y Propiedad que secuestraba a "niños" como este vagabundo para adoctrinarlos con ideas de extrema derecha, con la intención de perseguir y tratar de exterminar a todo lo que oliera a pobre, a movimiento social.

A este degenerado, sus adinerados padres le compraron una curul en el desaparecido Congreso Nacional de la IV República. A los 21 años ya era diputado por el estado Zulia, al cual no conocía ni en los mapas por ser flojo para los estudios y extremadamente bruto para entender. Dicen que a esta piltrafa, cuando raramente leía historia se interesaba por la vida del general Páez.

Alguna vez dijo que cuanto dinero le costaría a sus padres comprarle un grado de general, ya que lo acostumbraron a que nada se consigue con disciplina, constancia y trabajo. Este vagabundo quería ser como el héroe de las Queseras del Medio porque alguien le dijo que era un traidor. Ciertamente Páez fue un traidor pero por lo menos se destacó en la Batalla de Carabobo, mientras que la única acción "heroica" de este perverso terrorista ha sido la de subirse en una escalera y brincar a la casa de la embajada de la República de Cuba para tratar de tomarla, siempre escudado con un batallón de malandros sifrinos de su misma calaña. ¡Tremendo héroe!.

Su paso por la universidad está impregnado de tinta roja en las calificaciones y se dice que nuestro signo monetario tiene mucho que ver con la obtención del título de abogado.Este nocivo personaje hoy representa nada más y nada menos que al oposicionismo más visceral a la obra magistral del Magnánimo Hugo Chávez.

Este pernicioso sujeto es la más pura expresión de odio. Todavía están frescos los insultos y sus expresiones de desprecio hacia nuestro hacedor de Patria en la campaña que culminó en octubre de 2012 y de la cual salió derrotado. Los sectores a quienes dice representar no terminan de entender que conquistar los votos es muy fácil: GANARSE EL AMOR DE UN PUEBLO COMO LO HIZO HUGO CHÁVEZ. Es vivir sus dramas, sus necesidades, sus carencias, sus desgracias; para convertirlas en fe, esperanzas y alegrías. Se identificó y se compenetró de tal manera con los excluidos y con ese pueblo llano, que echó profundas raíces en sus sentimientos. Está muy fresca la partida física de nuestro inmortal Comandante, pero se necesitarán siglos para explicar la grandeza de su obra.

Mientras tanto, ese Chávez que vive, ese Chávez que se hizo pueblo; no permitirá que la oligarquía explotadora y especuladora y sus lacayos retornen a Miraflores. Así que este vil petrimete, lechuguino llamado Enrique Capriles Radonski volverá a morder el polvo de la más absoluta y aplastante derrota el próximo 14 de abril.

El camarada Nicolás Maduro y la gran mayoría de los venezolanos le ofrendaremos a Chávez los 10 millones que le adeudamos. Todos y todas vamos a salir masivamente a darle una nueva lección a la canalla. Unidad, Batalla, Lucha y Victoria Popular debe ser la consigna. ¡Lo juramos!.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 810 veces.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas