La burguesía venció en la Guerra Económica

En junio de 2010, Hugo Rafael Chávez Frías, en ejercicio pleno de sus atribuciones como Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, declaró la "guerra económica" contra los “burgueses de pacotilla”. En ese momento, el Líder Histórico de la Revolución Bolivariana precisó con firmeza que "guerra es guerra” y ordenó a la clase obrera ir a la “guerra económica contra la burguesía".

Los más conspicuos y genuinos miembros de la burguesía parasitaria de la renta petrolera en Venezuela, tomaron muy en serio la decisión patriota del Comandante Supremo. Esa burguesía parasitaria, no perdió tiempo y comenzó a atacar atrozmente desde esos días.

Es público y notorio que entre finales del 2010 y comienzos del 2013, la burguesía parasitaria logró sustraer un aproximado de más de 20.000 millones de dólares estadounidenses del Sistema de Control de Cambio de Venezuela.

El signo monetario venezolano, el Bolívar, durante el período antes citado, fue depreciado permanente e implacablemente por la burguesía parasitaria a través de desinformación divulgada por Internet, a los fines de servir de referencia cambiaria manipulable para establecer altísimos y usureros precios para todos los bienes y servicios que se comercializan en el mercado venezolano.

Para finales de agosto del 2013, transcurridos aproximadamente tres años y tres meses desde la declaración de la Guerra Económica, la inflación especulativa en los precios de alimentos y artículos de higiene personal, superó el 200 %. La inflación especulativa en los precios de las viviendas no fue inferior al 300 %. Para el caso de los vehículos automotores nuevos y usados, una estimación conservadora de la inflación especulativa en los precios fue al menos un 400 %. En el sector salud, la inflación especulativa en los precios está por encima del 100 %.

En síntesis, cualquier venezolana o venezolano de las clases baja o media, representadas íntegramente por la clase obrera, los trabajadores no calificados, los profesionales, los militares, los artesanos, los técnicos, los maestros, los profesores, los pequeños empresarios y medianos empresarios, entre otros grupos sociales que viven en Venezuela; sienten realmente que el poder adquisitivo de sus ingresos esta hoy dramáticamente deteriorado. Sin ánimo de ser alarmistas, esa capacidad adquisitiva les permite a un aproximado del 80 % de la población venezolana subsistir precariamente.

El otro 20 % de la población de Venezuela, con gran probabilidad la conforma la denominada burguesía parasitaria o petroburguesía como la identifican algunos intelectuales. La petroburguesía está constituida mayoritariamente por los burgueses de la IV República y los burgueses del Siglo XXI. La clase social minoritaria, pero muy poderosa económica y políticamente como lo son los burgueses de la IV República y los burgueses del Siglo XXI, se encuentran hoy felices por haber vencido a prácticamente la totalidad de la sociedad civil venezolana y al Estado en la Guerra Económica.

Es necesario enfatizar que la derrota sufrida por la República Bolivariana de Venezuela en esta Guerra Económica, tiene entre dos de sus causas principales, a la corrupción que pulula en todos los estratos de la sociedad civil venezolana y a la gestión negligente de los asuntos del Estado por parte de la inmensa mayoría de los servidores públicos en todos los niveles jerárquicos.

En virtud del triunfo incontrovertible que logró la petroburguesía en la Guerra Económica que se suscitó en Venezuela en el pasado reciente, la mayoría de quienes conforman la sociedad civil venezolana en conjunto con el Estado, deberían prepararse en el marco de la doctrina de Guerra Total Permanente por la paz, la igualdad y la independencia.

Sólo así, aplicando éticamente la doctrina de Guerra Total Permanente, se podrá impedir el magnicidio o neutralizar el conflicto que en el ámbito de la lucha armada, estaría ahora anhelando provocar cruelmente la petroburguesía en el muy corto plazo al interior del territorio venezolano.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1987 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a172717.htmlCUS