Factores influyentes en la delincuencia

Desde décadas pasadas en nuestro país hemos notado claramente como factores negativos compenetrados en nuestra sociedad le han dado fortaleza y vida al fenómeno de la delincuencia abarcándolos hacia todos sus extractos sociales, y es que bien sea por afición o por necesidad, este terrible anómalo ha venido progresivamente deteriorándola, que por naturaleza es armónica, sensible, luchadora, católica, entre otros elementos que la caracterizan.

Y es que todo este mal tiene sus raíces en la familia, en esa falta de calor de hogar fraternal, donde se deberían practicar esos grandes valores y simbolizar esos principios religiosos que nos regala la madre naturaleza. Si en un hogar se promueve la discordia, la violencia, el egoísmo, inmadurez, etc, el reflejo de esos tumores antifamiliares se van ha poner en practica negativamente en la sociedad, ¿cómo?, perpetrando infracciones como actuación voluntaria de ese resentimiento que pudiera poseer un individuo en un momento dado, los divorcios o separaciones, la falta de figura paterna, la incorporación de la figura del padrastro como apoyo material, como sucede en la gran mayoría de los hogares Venezolanos y observándolos desde esta perspectiva Psicosocial son algunos de los elementos que desde siempre han habitado en nuestros hogares y que aun interfieren negativamente en el buen desenvolvimiento de nuestra sociedad y abren campo a la formación del delincuente.

También nos encontramos otro factor como el Económico, y es que la pobreza es un fenómeno social generado por las malas políticas económicas aplicadas en un estado, si bien es cierto que en nuestro país la pobreza y sobre toda la extrema ha desminuido considerablemente, gracias a una serie de programas y misiones pilotos que sean ido estructurando en el reordenamiento del nuevo estado Social, todavía aun no han sido lo suficiente como para combatir con fuerza la delincuencia desde este ángulo. Y es bueno mencionar algún elemento que muchas veces pasamos por alto y sin ánimos de justificar este mal; es lo que tiene que ver con la alimentación del individuo, por mencionar algo ¡cuando! se vive en pobreza en cualquiera de sus niveles la alimentación es deficiente debido a que el costo de la cesta básica se hace insuficiente a los pocos ingresos de esta parte de la población, lo que sin duda genera trastornos físicos y psicológicos que le limitad a su buen desenvolvimiento por ejemplo en un aula de clases, lo cual se pudiera transformar en otro elemento negativo como lo es la deserción escolar en niñ@ y adolescentes, y todo esto ocasionado por la mala nutrición; el desempleo formal e informal, la falta de capacitación y formación de algunos oficios vitales para el desarrollo de la economía del país pudiera ser otro factor.

Otro de los agentes que interfieren en este mal tiene que ver con la Cultura – Deporte y Recreación, y es que vemos como por la transculturación la gran mayoría de los adolescentes y jóvenes quieren actuar, imitar en una actitud rebelde y hostil a personajes, actores y cantantes de otros continentes, lo cual al final del caminos los lleva a conducirse y prepararse naturalmente como infractores de la Ley (Deberes-Derechos). La poca afluencia del deporte y entretenimiento sano en las barriadas, conlleva al ocio, consumo de droga, la rebeldía, la lucha del poder por control del barrio y sectores en las calles de nuestros Estados, lo cual estimulan claramente el fenómeno de la delincuencia.

¿Qué hacer ante todos estos factores negativos que generan rápidamente la Escuela de formación del Delincuente?. Ante todos estos actores, es bueno hacer una serie de reflexiones tanto para el Estado como para la Sociedad que esta inmersa en el, y es que para poder combatir con propulsión este terrible fenómeno que malogra a la humanidad, es muy oportuno hacer referencia: a superar con firmeza, a tiempo y con empeño las debilidades particulares y colectivas que se encuentran inmersas en cada unos de los hogares (la familia), para así evitar el origen del resentimiento en los individuos. Por otro lado es bueno que el Estado redimensione su economía con enfoques más productivo que comercial para combatir el desempleo y así evitar tantos convenio de cooperación e intercambio de petróleo por alimentos y productos, ¡hay que incentivar a los países aliados a la instalación de empresas y fabricas productoras para nuestro consumo!, y así poder explotar aun mas esa mano de obra, técnica y profesional Venezolana. Además hay que resaltar a través de la participación en todos sus niveles los aspectos que incitan a la cultural, el deporte y recreación para el desarrollo integral dentro ese conglomerado y socializador del individuo y de esta manera evitar que compenetre tanto en niveles, condiciones y volúmenes, a la realidad social; LA DELINCUENCIA.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 13060 veces.