No somos políticos, somos "académicos"

El año pasado, antes de su muerte, el carismático historiador marxista británico, Eric Hobsbawn, concedía una entrevista, quizás su última, al estudiante de sociología entonces, de la Universidad Nacional de Colombia, Steven Navarrete Cardona, ante su pregunta: ¿Para qué enseñar historia?, Hobsbawn no pudo responder de otra forma tan magistral: “Debemos enseñar historia, porque la mayoría de nosotros queremos saber acerca del pasado, pero especialmente porque los problemas del presente se originaron en el pasado y no podrán enfrentarse sin entenderlos, o, lo que es todavía peor, negándolos u olvidándolos”. Sobre el pavimento del pasado caminamos. El tiempo ido es, para nosotros, en lo personal y como sociedad, el soporte de nuestra perspectiva futura. Importa la historia, porque los seres humanos tenemos un futuro que construir. Comprender el pasado para conocer el presente. Un hombre, una mujer, no son maduros/maduras porque no les ha sucedido nada. Un hombre, una mujer, son maduros ambos, porque han hecho algo con los que les sucedió. Valga decir, han comprendido lo que les pasó, es decir, el pasado. Olvidar eso, lo que les ocurrió, sería no capitalizar o revalorizar la enseñanza primordial que nos brinda el pasado. Y eso, no es otra cosa, sino nuestra memoria histórica. Cuando una sociedad posee y estimula su memoria histórica, se convierte en un pueblo más libre y capaz de nutrirse de su pasado y construir su futuro. Un juego de palabras nos permite ver con mayor claridad lo que queremos expresar: “el futuro es consecuencia de nuestro presente y, éste se construye desde el pasado”.

Se ha afirmado que "el que no conoce la historia está condenado a repetirla", y esto es lo que pretende el historicismo, conocer los procesos históricos de las cosas y de los seres para entendernos mejor y así poder hablar de qué es lo que conoce. Cuando hablamos de historicismo hablamos de experiencia, de hechos concretos, no de aspectos teóricos o de hipótesis; el historicismo es siempre conclusión, fruto de vivencias. “Sin las analogías históricas no podemos aprender de la historia. Pero la analogía tiene que ser concreta; tras los rasgos semejantes no debemos dejar de ver los que son distintos”. (El Estado Obrero, Termidor y Bonapartismo. L. Trotsky, 1935). Como bien solía decir Heráclito de Éfeso, “El Oscuro”, todo fluye, todo cambia, nada permanece. “No podemos bañarnos dos veces en el mismo río”. "Todo cambia, nada permanece. Lo que hoy es blanco, mañana se torna negro por obra y gracia del tiempo. Todo cambia, nada permanece. Cuando te enamoras, o cuando alguien te asombra, lo haces ante una persona que es el hoy, y mañana es otra, como tú mismo. Todo cambia, nada permanece. Cada vino tiene su año y su cosecha, cada fruta, su estación. Todo es relativo, nada es seguro. Y el mundo es una consecuencia de que nada en el acontecer humano es eterno". Hegel, el gran filósofo alemán, lo explica a su manera, afirmando que todos los grandes hechos y personajes de la historia universal aparecen, como si dijéramos, dos veces. Corrigiéndolo, tiempo después C. Marx: “Pero se olvidó de agregar: una vez como tragedia y la otra como farsa”. Marx introduce dos aportes interesantes que corrigen a Hegel. En primer lugar, pone en claro que la repetición (resurrección) es siempre fallida. El que retorna, lo hace como “mascarilla”, “farsa”, “parodia”, “disfraz”, “caricatura” o “espectro” sencillamente porque todo retorno está limitado por la imposibilidad de la reduplicación exacta. En segundo lugar, ubica como primer momento de la repetición a la tragedia. Esto es, a la pregunta “¿qué causa el retorno?” Marx no apela a la astucia de la razón, sino a los acontecimientos y a la tradición de generaciones pasadas, que “pesa como una pesadilla sobre el cerebro de los vivientes”.

Después de fracasado el golpe de Estado de Abril de 2002, la oposición apátrida se anotó en la aventura del paro sabotaje petrolero. Ocho Días antes, un petrolero: Luis Giusti, ex presidente de PDVSA y, para entonces, director externo de la Shell y asesor del presidente Bush en materia energética, en entrevista para el diario burgués: El Universal, manifestaba las verdaderas intenciones de dicho paro, ante la pregunta del periodista opositor Roberto Giusti: “Qué pasaría si el presidente dice “no me voy”, el agente transnacional responde con frialdad y seguridad: “En ese caso la correlación de fuerzas en el país cambia y el Presidente no tendría el apoyo del cual goza hoy en día. El país no se aferraría a un gobierno en una situación tan grave como esa”. (El Universal, 24-11-2002). La impunidad reinante, en esos años, permitiría que las y los mismos protagonistas del golpe de abril de 2002, nuevamente, se ensañaran contra la Patria de Simón Bolívar. El 02 de diciembre de 2002, daban inicio a lo que dieron por nombre el paro cívico nacional, que devendría en un sabotaje a nuestra industria petrolera, acompañado de sabotajes al abastecimiento de alimentos para nuestra población, crisis hospitalaria y demás elementos desestabilizadores, procurando un solo objetivo: el derrocamiento del Presidente Hugo Chávez Frías. Dieciocho mil empleados de PDVSA, comandaban la acción golpista, en conjunción con la oposición nucleada en lo que llamaron entonces, la Coordinadora Democrática, exigiendo la renuncia del presidente constitucional a cambio del levantamiento del paro.

Los medios de comunicación privados, jugaron un papel fundamental durante el paro, generando angustia en la población y convirtiéndose en brazos de los partidos de oposición, el mismo papel que hicieron en el golpe de abril de 2002, y que llevó al Vicealmirante Héctor Ramírez Torres a proclamar el día 12, ya concretado el golpe de Estado: “Tenemos una gran arma, que son los medios de comunicación. El pueblo ya lo vio hoy. El ejército y las Fuerzas armadas no hicieron un solo disparo. Nuestras armas fueron los medios de comunicación”. El presidente Chávez con el pueblo venezolano, pudieron derrotar esa segunda intentona golpista, a un costo muy grande para la Nación, como nos lo recuerda Andrés Giussepe, presidente de la Asociación Civil Víctimas del Paro Petrolero (Videlpa): “el experto recordó que la acción fue un crimen de Lesa Humanidad, pues se violó el derecho al trabajo de la gente, el libre tránsito, se cerraron los centros comerciales, suspendieron la temporada de béisbol (en ese entonces, el presidente de la Liga era el hoy, dirigente de la MUD, Ramón Guillermo Aveledo), unido a la paralización de los servicios bancarios y la producción de alimentos”. Según cifras del Banco Central de Venezuela, el resultado de esa acción fue una contracción de 9,2 por ciento del Producto Interno Bruto, la actividad económica cayó en un 27,7 por ciento y Petróleos de Venezuela (Pdvsa), perdió cerca de 20 mil millones de dólares. Los grandes perdedores de esa aventura golpista, además de la Nación y el pueblo venezolano, fueron las y los empleados de la industria petrolera que siguieron como robots a la dirigencia política opositora, organizada en la Coordinadora Democrática. 18.756 mil funcionarios y funcionarias de PDVSA perdieron sus empleos a consecuencia de esa aventura golpista. La conducta irresponsable de la dirigencia opositora, se vería expresada en una frase para la historia, de Carlos Ortega: “El paro se nos fue de las manos, este paro no es de la CTV…” (Enero de 2003).

Hoy, once años después, de nuevo el país enfrenta una nueva intentona golpista. Del paro sabotaje petrolero, hemos pasado al paro sabotaje universitario. Siendo sus protagonistas, las y los mismos actores de 2002, ahora con un nuevo ropaje: la MUD. Tras ser derrotados en su intentona de hacerse del poder mediante elecciones democráticas, tras cantar fraude, inician toda una campaña de terror en nuestra población que trajo como consecuencias el asesinato de once (11) compatriotas por las hordas fascistas de Primero Justicia y Voluntad Popular que, actuaron impunemente tras el llamado del candidato derrotado, Capriles Radonski, para “drenar sus arrecheras”.

Nuevamente, la impunidad de las actuaciones criminales del fascismo, les permite seguir atentando contra la paz y la estabilidad de la Nación. Tras el fracaso de esa intentona violenta, no desperdiciaron ni tiempo ni lugar para atentar contra el pueblo venezolano. Sabotaje económico, desabastecimiento provocado por ellos mismos, sabotaje a los servicios eléctricos, metro de Caracas, más recientemente al agua potables. Son parte de la receta que bien les recomienda en su técnica de “golpe suave”, el politólogo de la CIA, Gene Sharp, quien en su primera etapa recomienda: i) desarrollo de matrices de opinión centradas en déficits reales o potenciales, ii) cabalgamiento de los conflictos y promoción de descontentos, iii) promoción de factores de malestar, entre los que destacan: desabastecimiento, criminalidad, manipulación del dólar, paro patronal (lockout), otros, iv) denuncias de corrupción, promoción de intrigas sectarias y fractura de la unidad. Esta primera etapa, ya la han cumplido al pie de la letra, recuérdese la desaparición de la harina de maíz, la mantequilla, el azúcar, la carne , la leche, en fin, el desabastecimiento de alimentos esenciales en la dieta del venezolano. Toda la campaña de intrigas entre Maduro y Diosdado Cabello, el audio presunto de Mario Silva y, sobre el mismo, la pretendida campaña anticorrupción de la oposición que se desvanece cuando el Presidente Maduro comienza a encarcelar presuntos corruptos y presentarlos ante la justicia. Los justos conflictos de trabajadores y trabajadoras, que encuentran en Globovisión una ventana para que venezolanos y venezolanas nos enteremos de su ocurrencia, comienzan a amplificarse en los medios privados, no encontrando posibilidad de difundirse en los medios públicos, en los que se les aplica estricta censura. Y sobre esos conflictos, la oposición apátrida comienza a cabalgar, desplazando a sus verdaderos y verdaderas protagonistas, por los políticos golpistas de abril de 2002, del paro sabotaje petrolero y de toda aventura violenta que hayamos transitado en estos tiempos de Revolución Bolivariana.

Así tenemos el hoy paro sabotaje universitario, que se iniciara como una justa lucha de mero carácter reivindicativo; pero que, pasado el tiempo, se ha convertido en una nueva intentona golpista opositora. Los políticos opositores, del pasado golpista reciente, han desplazado del protagonismo de la lucha a sus verdaderos protagonistas, les han copado la escena mediática. De nuevo, como en 2002, un académico de reconocida trayectoria, les traza la agenda a desarrollar, al igual que lo hiciera Giusti en noviembre de 2002, el Dr. Vladimir Mujica, nos habla de las verdaderas motivaciones del paro: “Es necesario desechar la ilusión de que el mismo es puramente gremial. Sin duda que afecta al gremio, pero su naturaleza es esencialmente política y cualquier intento por defender a las universidades y lo que ellas representan para el país tiene que pasar por actuar en el contexto, y con los mecanismos, que se derivan del agudo conflicto político que vive Venezuela. (…) Lo que puede ser cierto es que al gobierno le vendría bien un paro tradicional universitario, que podría ser manipulado en los medios y enfrentado con las bandas armadas locales. Pero el asunto cambiaría profundamente si la conflictividad universitaria se manejara conjuntamente con la de los sindicatos, la de los estudiantes y la del país en general. Es decir convertir el conflicto universitario en el ariete de una rebelión ciudadana pacífica y democrática que le eleve al infinito al gobierno el costo político de pretender destruir a las universidades. (…) En esta gran visión el conflicto universitario se podría transformar en el epicentro de un gran conflicto social por las prácticas autoritarias y depredadoras de la oligarquía chavista. Quizás, como con muchas cosas a las que les llega su momento, los tiempos son estos y ahora”. (Los Dilemas del Paro Universitario, Vladimir Mujica, Lapatilla.com, 06-06-2013).

Transformar el paro sabotaje universitario en “epicentro de un gran conflicto social”, “los tiempos son estos y ahora”, para dar el zarpazo final a la Revolución Bolivariana, coincidente con María Corina Machado quien, en reciente audio hecho público y conversando con Germán Carrera Damas, expone su visión de poder: “Ellos tienen muchísimo miedo (la MUD), temen que yo vaya y me reúna con el Departamento de Estado, con los senadores o con personas que puedan tener capacidad de influencia y posicionar una línea radical, como me califican, confrontaciones no dialogantes, no electoral (…) ¿Qué tal? Ahora que me entere yo, Ramón Guillermo Aveledo le ha dicho, sí señor, Ramón Guillermo Aveledo le ha dicho al Departamento de Estado que la única manera de salir de esto, es provocar y acentuar una crisis. Un Golpe de Estado o un autogolpe…” (Audio de conversación telefónica entre María Corina Machado y Germán Carrera Damas, Correo del Orinoco, 26-06-2013). Las intenciones son claras y, por demás, coincidentes con la del Dr. Mujica: “el conflicto universitario se podría transformar en el epicentro de un gran conflicto social por las prácticas autoritarias y depredadoras de la oligarquía chavista. Quizás, como con muchas cosas a las que les llega su momento, los tiempos son estos y ahora”.

Así, lo ha entendido la dirigencia opositora, “los tiempos son estos y ahora”. “En la Mesa de la Unidad Democrática compartimos los objetivos de lucha de las autoridades universitarias nacionales, profesores, alumnos, junto a trabajadores y empleados, para derrotar la política del gobierno nacional de asfixiar económicamente a la universidad pública nacional, para eliminarla y sustituirla por un tipo de universidad oficial que tenga la misión de poner la educación superior al servicio de la ideología que pretende imponer el régimen gobernante”, expresaron. (Globovisión, 19-06-2013). Desde esa decisión, tres son los operadores políticos que han sido designados para dirigir las operaciones del paro sabotaje universitario: Henrique Capriles Radonski, Leopoldo López y María Corina Machado. Sobre esa trilogía de fracasados, la embajada gringa aspira tener pronto la cabeza del Presidente Maduro en sus manos. Ese trío, marca las pautas del paro sabotaje universitario. Un día María Corina manifiesta desde Honduras que: “los venezolanos se están muriendo de hambre”, de inmediato, salen por las redes de internet como robotizados ciudadanos y ciudadanas de las universidades a manifestar la veracidad de dicha aseveración, como ocurriera con la docente ucevista de apellido Colmenares, narrada por la Iguana Tv: “Uno de tantos casos lo representa la profesora de la UCV, María Colmenares, (en su Twitter se define como “adeca”) que es una de las coordinadoras de las manifestaciones a favor del paro, quien durante una entrevista el pasado 4 de junio declaró que las acciones de protesta se deben a una lucha por las reivindicaciones laborales, por una vida digna, para que el ministro los escuche ya que el sueldo recibido: “no alcanza para la cesta básica”. 10 días después, como sabemos, se informó sobre el aumento de más del 100% del salario básico a los profesores, obreros y empleados, y esta profesora continúa auspiciando el paro, puesto que al parecer, se la pasa de viaje en viaje a Europa y los Estados Unidos, por lo cual este dinero se le antoja muy poquito para sus requerimientos. San Francisco, Berlín, Croacia, son algunos de los lugares por los que se ha paseado para luego, cínicamente, hacer protestas junto a los otros profesores porque, según: “el dinero no les alcanza para comer”. (laiguana.tv, 25-06-2013).

Los medios privados no están exentos de esta nueva intentona, Leopoldo Castillo, alías el matacuras, habla premonitoriamente en su programa del pasado 24 de junio que el Presidente Maduro va a “Reprimir la oposición democrática, acorralar a la oposición democrática, y a sus diferentes manifestaciones, ojo, cuáles son sus diferentes manifestaciones? Lo hemos visto, universidades, partidos políticos, sindicatos, dirigentes, ong, y pare usted de contar… (Aló Ciudadano, 24-06-2013, Leopoldo Castillo). No ha terminado el programa, cuando ya se convoca una marcha opositora para este sábado 29 de junio. En su comunicado de convocatoria a la “Gran Marcha en Defensa de la Universidad”, la MUD señala: “Depende de nosotros, de todos los venezolanos, cada quien desde su espacio y hoy todos unidos, la defensa de una educación universitaria libre, plural, autónoma, popular y democrática”. Son realmente democráticas, plurales, populares y autónomas nuestras universidades? Quienes se oponen a su democratización, al voto igualitario de estudiantes, profesores y profesoras, obreros y obreras, empleados y empleadas, egresados y egresadas, como lo prevé la LOE en su artículo 34. El Gobierno que impulsó esa Ley o esta oposición golpista y apátrida? Son populares nuestras universidades, quienes mantienen el negociado con los exámenes de admisión que solo permiten el ingreso a estudiantes provenientes de liceos privados a instituciones de carácter público? Quién privatiza la educación pública? Son universidades plurales y libres, entonces por qué se someten a los dictámenes de la MUD y la Embajada de EEUU? Por qué criminalizan las opiniones disidentes y expulsan a estudiantes que divergen del pensamiento único de derecha que pretenden imponer en las aulas y organismos de co-gobierno? Realmente son autónomas? Entonces, por qué dependen, exclusivamente, del presupuesto que les envía el pueblo venezolano a través de sus órganos de Gobierno: el Ejecutivo Nacional y el Legislativo. Por qué se niegan Rendir Cuenta de sus ejecutorías presupuestarias a ese mismo pueblo, que les otorga importantes sumas de recursos para su funcionamiento sin recibir la misma cuantía en beneficios?

El paro sabotaje universitario tiene su destino trazado, el fracaso. Se equivoca Capriles, cuando desde su cuenta twitter señala que: “Desde Miraflores no saben qué hacer, porque no pueden ocultar que la causa de los profesores universitarios y estudiantes es causa justa”. Asimismo, la MUD, cuando afirma que: “Maduro no conoce la realidad universitaria”. (Útimasnoticias.com.ve, 13-06-2013). Incluso el mismo Leopoldo López, el inhabilitado por hechos de corrupción, quien en su desconocimiento del tema universitario afirma que: “El gobierno está planteando que los docentes, rectores y autoridades universitarias pasen a ser empleados del ministerio. ¿Por qué quieren hacer esto? Porque tiene un interés muy concreto de controlar lo que se imparte en las aulas de clase. Si hay algún docente que tiene una visión crítica sobre la historia reciente de nuestro país, sobre la lesión que se le ha hecho a la democracia y a los derechos, si ese docente no tiene libertad de cátedra y pasa a ser empleado del ministerio, ese docente sencillamente estará en riesgo de perder su empleo”. (Noticias24.Com, 26-06-2013). Pues, como decimos en criollo, “cada ladrón juzga por su condición”. Refrán, muy usado en relación a los conceptos y creencias de cada persona, y su modo de juzgar a los demás, basados en su forma de pensar. Y que le damos como significado que, cuando alguien es bueno considera a los demás de igual manera, incapaces de sentimientos malsanos. Asimismo, aquel que posee maldad en su corazón, que hace daño, piensa que todas las personas son iguales a él; porque en su mundo no hay luz, sólo tinieblas. Así vería un cristiano a Leopoldo López.

Pero. Así como los políticos golpistas se adueñaron del paro sabotaje universitario, no podía faltar quien les diera la bendición por sus malos actos. Es por ello, que S.E. (así se hace llamar este cura golpista), Jorge Cardenal Urosa Sabino, en entrevista para Tal Cual nos deja ver sus costuras: “La lucha que libran los universitarios no es cualquier cosa. Tampoco es de ellos solos. Aunque se nota muy claramente en los aspectos socioeconómicos que han sido conocidos, los excede con mucho. Obedece a algo bastante más profundo y significativo”(…) “El modelo de poder que adelanta el gobierno es de control de toda la sociedad. Toda. Y la universidad no solo no puede escapar a ese control, sino que debe ser una pieza fundamental para lograrlo. La guerra del gobierno con la universidad autónoma, democrática, es precisamente porque es autónoma y democrática. Es decir, que piensa, investiga, enseña con independencia del gobierno. El modelo de universidad para el gobierno es, ante todo, la Universidad Bolivariana. Y, aunque en un segundo plano, la UNEFA, la cual en lugar de representar un desarrollo sano y necesario del antiguo y merecidamente prestigioso IUPFAN, ha devenido en un ente gigantesco, que no siempre garantiza niveles de calidad adecuados y bastante penetrado por la política partidista del poder, como puede notarse –acaso simbólicamente- en las enormes pancartas que despliega su sede caraqueña en Chuao. Hacia allá quiere el Ejecutivo llevar las universidades experimentales, a las que cada día se desinstitucionaliza y partidiza más. Para muestra, el botón de la UNEY en Yaracuy. La prioridad son las autónomas, por razones de poder, pero no se saciará en ellas el afán de control gubernamental, porque se trata de una concepción del poder que lo quiere todo. Después vendrían las universidades privadas, a la Unimet la amenazó el miércoles un vocero oficialista acompañado de un ministro, al comentar un documento firmado por su rector…” (Globovisión.Com, 28-06-2013).

Solo faltaría agregar, a esta escena dantesca, a Fedecámaras y la CTV, para completar el grupo actoral de abril de 2002, del paro sabotaje petrolero y cuanta aventura golpista fracasada, se haya dado en la Patria libertada por Simón Bolívar y Hugo Chávez. Es de allí que, devolviéndonos al pasado con Marx y, su 18 Brumario: “Hegel dice en alguna parte que todos los grandes hechos y personajes de la historia universal aparecen, como si dijéramos, dos veces. Pero se olvidó de agregar: una vez como tragedia y otra vez, como farsa”. Bienvenida esta nueva intentona, siempre y cuando, como se logró con el paro sabotaje petrolero, se pudo rescatar la industria petrolera nacional. Esperemos entonces que, de esta nueva intentona, el pueblo venezolano pueda rescatar sus universidades autónomas de manos de quienes las han privatizados y las manejan como sus haciendas personales. Para democratizarlas y convertirlas en lo que la misma MUD, señala en su comunicado de convocatoria a la gran marcha estudiantil, en la verdadera Universidad libre, plural, autónoma, popular y democrática…

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1651 veces.

Comparte en las redes sociales