Atención Min Defensa y Justicia

Derecha endógena militar-policial arremete contra la lucha obrera

Reaccionaria y contradictoria bienvenida nos dio la GNB, el SEBIN y los paramilitares de la supuesta cooperativa de motorizados “Hugo Chávez Frías”, en PETROCASA-GUACARA, a quienes regresáramos de 101ª Conferencia de la OIT en Ginebra y en la cual la delegación venezolana, representante de la UNETE, diera un duro combate en defensa de Venezuela en cuanto al respeto en nuestro país de las libertades y derechos sindicales; que FEDECAMARAS y sus apátridas testaferros sindicaleros de la CTV, pretendieron manipular en contra, buscando desesperadamente que el gobierno del Pdte. Chávez sea sancionado por la OIT, con fines electoreros. Tremenda sorpresa, cuando vemos que en un conflicto de lucha sindical pacífico, y que de paso tiene años planteado por las y los trabajadores de PETROCASA-GUACARA, la GNB, cuerpos de seguridad y hasta paramilitares utilizados por la empresa y dirigidos por la GNB; arremeten de manera salvaje contra indefensos trabajadores y trabajadoras; quienes responsable y dignamente protestan la violación a sus derechos y libertades sindicales.

Este peculiar accionar cuarto republicano, por supuesto que tiene sus antecedentes en Carabobo, cuando la Ministra María Cristina Iglesias lo impuso como estilo de gestión para su ministerio en esta jurisdicción, para ventilar los conflictos laborales, compartiendo criterios y disposición de estilo compulsivo, con el General Cliver Alcalá. Situación ésta denunciada en reiteradas oportunidades en las instancias correspondientes por los trabajadores y trabajadoras y su movimiento sindical activo. Sin embargo, debo agregar que tal accionar militar-policial, que peligrosamente se extiende por el país, pues le vemos presente en la zona del hierro, en Anzoátegui (Mitsubishi), en ATUN PARAGUANÁ, en Aragua, etc.; para los revolucionarios clasistas y bolivarianos, confesamos honestamente que esta conducta en una revolución no es nada nueva. Como sabemos, en ella se agudiza la lucha de clases; y las fuerzas antagónicas pugnan por sus espacios: unos por mantenerlos y otros por conquistarlos. En consecuencia, la Revolución Bolivariana tiene en su seno una DERECHA ENDÓGENA que en lo militar-policial está accionando en el campo laboral sindical bajo la filosofía del chantaje y la manipulación de conceptos y paradigmas de la revolución que deben ser manejados con dignidad, celoso cuido y apego estratégico al proceso en marcha; y no como muletillas para justificar los atropellos y vejaciones que los funcionarios cometen contra los trabajadores; violando no solo la Constitución y leyes de la República, sino convenios (87 Y 98 / OIT) internacionales.

Es verdad, para echar andar esta revolución, hemos visto caer hombres y mujeres, brincar la talanquera militares de alto rango, así como también a empresarios apátridas y sus testaferros sindicaleros de la CTV. Pero no es menos cierto que muchos personajes de esa derecha irreconciliable, decidieron aplicar una de astucia y mantener a bajo perfil sus preferencias derechistas, seguir al lado de Chávez que desde temprano les tendió la mano, disfrutar de las mieles del poder y defender allí sus privilegios. Por ello, quienes están detrás de lo que ocurre en PETROCASA-GUACARA y otras unidades de producción del Edo. Venezolano, saben lo que están haciendo; y como astutos al fin, son lo suficientemente inteligentes para tender los filtros de desinformación necesarios, para impedir que sus tropelías trasciendan la tolerancia del Pdte. Chávez.

LA REPRESIÓN Y LA AGRESIÓN IMPUNE CONTRA EL MOVIMIENTO SINDICAL CLASISTA Y SUS TRABAJADORES FUE EMBLEMA NEFASTO DE LA CUARTA REPUBLICA. NO PERMITAMOS QUE LA DERECHA ENDÓGENA MILITAR-POLICIAL LA IMPONGA EN LA REVOLUCION BOLIVARIANA.-

EL MOVIMIENTO SINDICAL Y SUS TRABAJADORES NO SOLO SABEMOS LO QUE SIGNIFICA SOBERANIA, PATRIA Y SOCIEDAD; SINO QUE SUS PRINCIPIOS SON LA RAZON DE SER DE NUESTRA LUCHA.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2430 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /endogeno/a145474.htmlCUS