A-B-C-Chávez. La carroña mayamera celebra hoy y mañana llorarán

UNO (A)

En la vida me había sentido tan mal, repleto de penas y dueño de un vacio como jamás había experimentado en mi vida, que no he podido remediar con un interminable e intenso llanto por un ser tan original como Hugo Chávez Frías. Nunca había visto llorar tantos hombres, comenzando por mis amigos, mis familiares y mis vecinos, sin olvidar a mis camaradas de lucha. Confieso que creía estar preparado para lo inevitable producto de ese palpito que me acompañó desde que vi abordar el avión el día 8 de enero. Sentí que mi comandante se despedía de su pueblo y no regresaría con vida. No escribí sobre estos presentimientos para no coincidir con la canalla mediática y los cultivadores de la muerte. No volveríamos a ver con vida a quien lo dio todo por su pueblo con ese inmenso AMOR que demostró por los poseídos, los condenados de la tierra.

DOS (B)

Nos enseño lo que era ser un verdadero BOLIVARIANO y recuperó para nosotros un Bolívar cotidiano que nos habían burlado u ocultado en las ceremonias vacías que celebraban los politiqueros de siempre. Ese Bolívar del frio bronce, homenajeados en ceremonias vacías cada día más escuálidas y llenas de funcionarios acólitos a los regímenes de la cuarta republica. Nos devolvió al libertador hecho carne, sangre y huesos, un Simón Bolívar como nosotros, quien así se convirtió en un verdadero Padre de la Patria. Lo desmontó de su pedestal y ahora anda recorriendo América junto a él. Se despidió con “ahora si tenemos Patria”, con ese AHORA que siempre lo acompaño es sus momentos más estelares. Si con vida logró todas esas transformaciones, imaginemos AHORA la importancia de su legado que las nuevas generaciones llevaran como bandera para construir una nueva Tierra Socialista.

TRES (C-Chávez)

Chávez vivirá para siempre en nuestros CORAZONES. Chávez guía. Chávez CONSTRUCTOR. Chávez ahora más comunicador que nunca. Chávez hecho bondad. Chávez desprendido. Chávez sin odio, ni rencor, ni envidia. Con Chávez perdimos el miedo y el temor. Ahora nos atreveremos a construir el país que tanto soñó donde habita la mujer y el hombre nuevo. Chávez y sus amados niños y niñas, quienes serán los encargados de fabricar sus sueños. Ahí te va este “hasta luego” donde quiera que te encuentres; por los siglos de los siglos, por que vivirás eternamente en nuestros ideales y en nuestros corazones de Patria Grande y hermosa. Tú completaste con tu amor, lo que nos hacía falta para ser el mejor país del mundo. Tú nos diste ese rostro de alegría, justicia, paz, soberanía y libertad que jamás se desdibujará. Paz a tus retos mortales y bienvenido para siempre a la vida de los venezolanos. Lo dije y lo pensé cuando estreché una vez tus manos: Viviré y moriré con la dicha de haber conocido un ser extraordinario como Tú, mi comandante que ahora andarás cabalgando con Maisanta por estos inmensos llanos. …¡Maisanta, que se nos fue Chávez, carajo!..

PUNTO APARTE: Celebran y festejan los “garrapatridas” mayameros la muerte del comandante, pidiéndole a Obama que les abra el consulado en la capital de la “gusanera” mundial. La Florida siempre fue un pantanal, ahora se revuelcan en sus propios miasmas. Hoy ríen y celebran, mañana lloraran. Le desplumaremos a su gallo pataruco. Está escrito

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1130 veces.

Antonio Fernández Lunardi


Visite el perfil de Antonio Fernández Lunardi para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.