Alexis Ramírez, con una verdadera campaña admirable, ha rescatado a Mérida

En aquel Estado Mérida, hace dos meses, todo parecía perdido.

Lo más acertado fue escoger a Alexis Ramírez como candidato a Gobernador. Cualquier otro hubiera tirado la toalla ante la devastadora arremetida conspirativa y guerra sucia, armada y con fuerte metralla, por Florencio Porras, el opudeista Lester Rodríguez y el saliente gobernador Marcos Díaz Orellana. Todos ellos tres furiosamente coaligados contra Chávez.

Alexis aceptó el reto en medio de la mayor confusión jamás vivida entre el chavismo de la región, y supo proyectar su ilusión más allá de todos los temores, amenazas y terribles ataques: insultos, improperios, calumnias, rumores criminales, y poco a poco fue dominando todos esos fantasmas atormentadores, con fe, serenidad y carácter.

Ya hoy, el panorama se presenta muy diferente al que enfrentó, digo, hace dos meses, cuando por su candidatura muchos sectores de Polo no daban ni medio. Hoy está consolidado, venciendo a sus oponentes en todos los terrenos. Y su bandera ha sido sobre todo la lealtad al Presidente Chávez, una cosa que nunca se había visto en un gobernador de Mérida de los últimos catorce años.

Chavistas leales y firmes como Alexis, muy pocos he conocido en este proceso. De su estirpe algunos quedaron sembrados para la batalla eterna de las ideas y de las luchas de este pueblo, tantas veces traicionado: Danilo Anderson, Giandomenico Puliti, Luis Vargas, Lina, Ron, el general Alberto Muller Rojas, Carlos Escarrá, entre otros.

Al frente de las batallas del presente quedan una reserva con la recia y radical postura que exigen los nuevos combates y que en definitiva será los salvadores de esta revolución. Porque debemos tener en cuenta, que todos los males nuestros han provenido en gran parte por no saber ser lo suficientemente radicales.

Hay que ver la cantidad enormes de fallas que nos habríamos ahorrado de haber actuado siempre con carácter, con determinación, sin andar pensando demasiado en los riesgos que se derivan de las fuertes y necesarias determinaciones.

Tenemos algunos guías morales y espirituales, a los que debemos oír y seguir con mucha atención en estas circunstancias difíciles. Ante todo al Comandante Chávez, claro. Incluyo en esta lista a grandes rasgos, a Nicolás Maduro, a Diosdado Cabello, a Luis Brito García, Erika Farías, Jaqueline Farías, Mario Silva, José Vicente Rangel, Alí Rodríguez Araque, a Vladimir Acosta, Jorge Rodríguez, Iris Varela, Cilia Flores, Tania Díaz, Rafael Ramírez, Alberto Nolia, Jorge Giordani, Elías Jaua, entre otros.

Con este batallón de combatientes podemos estar seguro que la batalla iniciada por el Comandante no se detendrá nunca.

Las pruebas por las que han tenido que pasar estos camaradas, ya los ha acerado para combates cada vez más temibles y feroces; ya lo podemos decir: estamos en la vía del no retorno.

En relación con los candidatos a gobernadores en el escenario político nacional, tengo la mayor fe de que no nos fallarán en lo más mínimo. De todos ellos al que más conozco, desde hace más de diez años, es a Alexis Ramírez.

En toda su trayectoria política, Alexis ha sabido mantener una línea de conducta radical, firme y muy comprometida, sin ambages alguno con el proceso; y en las circunstancias más difíciles, él ha sabido conducirse con una paciencia admirable, sobre todo cuando se han desatado en su contra los demonios más demoledores; Alexis a pesar de su juventud, a la hora de ser atacado con saña, con toda clase de insultos e infamias, ha sabido aplicar admirablemente la estrategia de la guerra indirecta. Con una fibra especial de político, ha sabido igualmente bucear en los seres humanos, en sus flaquezas y grandezas, y con carácter recio, ha sabido sortear y vencer toda clase de artimañas y zancadillas que se han urdido en su contra.

Alexis es además un hombre con suerte; todo se le da tal cual lo imagina y lo piensa. Ha aprendido a leer en medio de serios desconciertos los signos de su tiempo, y en consecuencia moverse siguiendo su instintos y su cordura. Ha acometido sin ninguna clase de aspavientos medidas revolucionarias en su medio que han recibido por parte de lerdos y mediocres (con poder), infiltrados en el proceso, el más terrible y severo rechazo. Pero sus ideas y compromisos siempre han logrado imponerse.

Hoy ya la suerte está echada: el jueves se cerrará la campaña con una gran concentración en el centro de Mérida. Seguros de la victoria, allí estaremos a su lado, voceando: ¡VIVIREMOS Y VENCEREMOS! ¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!

 

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1834 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US N /regionales/a155797.htmlCUS