Carta abierta al Gobernador Arias Cárdenas: la Biblioteca pública del estado Zulia debe llamarse María Calcaño

En tiempos recientes, pocas figuras como la poeta María Calcaño le han dado tanta proyección al Zulia y a su cultura. Su poesía ha sido leída, estudiada y reeditada en universidades dentro y fuera del país. Su verbo vital y amoroso, su personalidad libertaria e irreverente, y el olvido al que se le relegó durante décadas, atraen a lectores jóvenes y no tan jóvenes con la misma fuerza, y generan en ellos un entusiasmo que no ha cesado de crecer desde el redescubrimiento de su obra.
Una escritora y un ser humano de tales dimensiones, fue condenada al ostracismo durante su vida por las fuerzas más retrograda y prejuiciadas del momento, acusándola de deshonesta por haberse negado a asumir el papel de relegamiento y minusvalía reservado entonces a las mujeres. Aunque parezca increíble, tales fuerzas siguen actuando aún hoy, y su último logro fue impedir que se bautizara a la Biblioteca Pública del Estado Zulia con el nombre de esta ilustrísima zuliana, usando, por cierto, los mismos argumentos de los años 30 y 40 del siglo pasado, aun cuando el proyectos inicial lo contemplaba.

La obra literaria de María Calcaño encarna una zulianidad poderosamente creadora, capaz de escapar a los clichés y lugares comunes de una zulianidad pervertida, banalizada y maltratada por la derecha política, con una visión farandulera y demagógica de la misma, usándola tradicionalmente como una vía para enfrentar a la región con el resto de país. María Calcaño es una voz del Zulia que resuena en Venezuela con espíritu integrador, y su obra se suma a la de tantos otros escritores que han construido, por medio de su escritura, buena parte de lo que culturalmente nos identifica como venezolanos.

Por todo lo hasta aquí dicho, quienes suscribimos este comunicado, artistas cultores populares, profesores universitarios, gente en general ligadas al quehacer cultural de la región, solicitamos a Ud. como nuevo gobernante y al nuevo gabinete apenas instalado en el Zulia, que se corrija la enorme injusticia cometida en su momento por una seudo dirigencia ignara y sin verdadero compromiso con nuestros valores culturales, y se le asigne el nombre de María Calcaño a nuestra Biblioteca Pública.

Firman, en nombre de “artistas cultores populares, profesores universitarios, gente en general ligada al quehacer cultural de la región”:

Cósimo Mandrillo
Morelis Gonzalo
Audio Cepeda
Betty Méndez
Ana Ferrer
Doris Chavez

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1344 veces.