Agente de la CIA Roger Noriega considera que "victoria de Chávez podría durar poco"

17 Oct. 2012 - Roger Noriega, exfuncionario del Departamento de Estado, comenta el desaliento que generó la derrota en la oposición venezolana, convencida que ganaría las elecciones presidenciales, y se encontró con una mayoría que votó por Hugo Chávez, quien además ha sido legitimado en numerosas oportunidades por el voto popular.

“Quizá sea temprano para perder las esperanzas. El presidente Chávez está perdiendo la batalla contra el cáncer”; dice quien ha mentido deliberadamente, desde hace más de un año y medio, al afirmar que al Mandatario le quedan “meses de vida”.

El presidente Chávez ha aclarado en incontables entrevistas, que se encuentra sano y feliz por los resultados de las elecciones. Pero Noriega insiste en que “está enfermo y su agenda de campaña tuvo un fuerte efecto físico en su salud”; a pesar que en el cierre de la misma se vio a un jovial Hugo Chávez, bailando bajo la lluvia, acompañado del pueblo.

Noriega se refiere a una supuesta “crisis de seguridad”, pero no explica los problemas que ha traído a la zona, políticas conjuntas entre Colombia y Estados Unidos, que han lanzado a Venezuela a todos los vecinos delincuentes paramilitares y del narcotráfico.

Es necesario recordar que Róger Noriega fue artífice de los golpes de Estado contra Jean Aristide en Haití, y contra Hugo Chávez en Venezuela; fiero protector del terrorista Luis Posada Carriles y lobista del gobierno de facto que derrocó a Manuel Zelaya en Honduras. Insidioso opositor de la Revolución de Cuba, tanto que redactó parte de la Ley Helms-Burton que recrudeció el bloqueo.

“Resulta difícil ver cómo un gobierno cuyo congreso y ejército están dirigidos por narcotraficantes y que alberga a Irán y Hezbolá pudiese ser legitimado por cualquier elección”, dijo Noriega.

Pero, en sus informes de seguridad, Estados Unidos no ha conseguido probar que las relaciones diplomáticas del país caribeño con Irán, sean una amenaza para nadie. Mucho menos se han encontrado pruebas de que se albergue a Hezbolá en Venezuela, ni que la Asamblea Nacional o la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, estén dirigidas por narcotraficantes, como difama Noriega.

El funcionario estadounidense cree que “muchos venezolanos estaban escépticos de llevar a cabo ese tipo de contienda luego de los abusos del 'régimen'”; pero en ese supuesto “régimen” se generó la mayor participación de votantes conocida en la historia del país, que superó el 80% del padrón electoral, entonces ¿cómo es que los venezolanos estaban escépticos, pero salieron a votar en masa?

Si Noriega se preocupa por el escepticismo ciudadano ante contiendas electorales, debería enterarse de las inquietudes del pueblo estadounidense, que ni siquiera cuenta con voto directo para elegir a su presidente, pues su sistema electoral otorga ese poder a súper electores del congreso.

Noriega espera que la oposición venezolana postule candidatos unitarios para gobernaciones y alcaldías. Pero ni siquiera lograron ir unidos a las presidenciales, burlándose del mismísimo nombre que le dieron a su coalición opositora, la Mesa de la Unidad Democrática, de la que Primero Justicia (partido de Henrique Capriles) se separó para usar su propia tarjeta en la boleta electoral.

Y vuelven con "la muerte de Chávez"

El agente señala que podría realizarse en unos meses “una elección especial para escoger a un sucesor en caso que el presidente Chávez muera” y se refiere al Gabinete Ejecutivo del Presidente como “criminales y malandros”. Todo esto sin mostrar ningún tipo de pruebas.

“¿Qué tanto se puede esperar de una lucha en contra de una implacable maquinaria política administrada por Cuba, financiada por China, armada por Rusia y socia de Irán? Narcotraficantes colombianos y mexicanos, así como terroristas de Hezbolá, operan con la complicidad de las autoridades venezolanas” afirma temerariamente.

Según Noriega, es impostergable para la oposición hacer frente a Chávez, a pesar que fueron derrotados hace menos de dos semanas en las urnas electorales; con el objeto de evitar que los lazos de solidaridad con Cuba, China, Rusia e Irán se afiancen. Además acusa al Gobierno Bolivariano sin pruebas, de estar relacionado con mafias internacionales.

“Los demócratas venezolanos no pueden llevar a cabo esta lucha sólos. ¿Por qué deberían hacerlo? EE.UU. y nuestros aliados son los verdaderos objetivos de este 'régimen' y sus poderosos patrocinantes”, amenaza Noriega.

“Los venezolanos son espectadores inocentes, atrapados en el fuego”, así Noriega pretende subestimar a quienes votaron y decidieron el 7-O el futuro del país, dándole la victoria al socialismo.

Noriega recomienda unir a los demócratas de la región, investigar la maquinaria electoral, “darle poder a agencias estadounidenses para que expongan las actividades criminales de líderes chavistas, cuyo 'narcoestado' amenaza a decenas de países de la región”.

Ni la Mesa de la Unidad Democrática, ni sus asesores, encontraron en el sistema electoral indicios de fraude. Noriega incluso se atreve a convocar a otros “demócratas” al atropello de la soberanía venezolana, para que la Usaid investigue un supuesto “narcoestado”, concepto que describe mejor a los mandatos del expresidente colombiano Álvaro Uribe, cuyos acuerdos con EE.UU. y sus pobres políticas contra el narcotráfico, fueron los que pusieron en jaque a toda la región.

Cabe acotar que Noriega trabaja para la Usaid (United States Agency for International Development), financista del golpe de Estado contra Hugo Chávez en abril del 2002, por lo que ahora reclama recursos para su propio beneficio, y así poder desencadenar libremente sus odios contra la izquierda internacional.

Noriega se queja que el presidente Barack Obama “no ha estado dispuesto a hacer nada de esto, mientras que Mitt Romney ha hablado frecuentemente de estas amenazas”. De este modo, el agente busca un punto con sus amigos republicanos y frenar el avance de la campaña de los demócratas.

Concluye con otra grave amenaza: “debemos enviar un mensaje directo a La Habana, Beijing, Moscú y Teherán y decirles que su decisión de aupar a un régimen hostil en nuestras propias narices tendrá consecuencias”.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 9304 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

US N /tiburon/n216416.htmlCUS