Metamorfosis o Desambiguación Sindicalera

Mofante es la triste historia del sindicalismo nacional, en él se encierran distintas transgresiones, hay episodios que dejan mucho de participación ominosa, lo que hace difícil poder calificarle de progresivo; el comodato de su ejercicio dado por el poder popular, ha timado y mal usufructuado los derechos del trabajador. Las prerrogativas ilegales repartidas entre dos intrusos, como le son: el patrón y alquilador de la fuerza trabajadora más su gremio filial, que en nada y para nada han dado frutos a una masa tercerizada, mengua su auténtica posición social. Si bien la acción de ejercer un liderazgo popular imbuye tal actitud errónea en la inevitable polis natural, no es menos carencia, que su praxis amerita de una gran consciencia colectiva, y sin olvidar que ella nace de lo individual y se impregna del comunitario natural.

Para el capital explotador la masa trabajadora es tan solo un instrumento, no es por consiguiente la razón ni su objetivo para generarle beneficios de ninguna índole, a diferencia del socialismo, pero esta organización se encuentra contaminada y viciada y sus procedimientos se siguen manifestando a través de los mismos mecanismos; se desmontó la carpa, quizás las lluvias y los rayos de sol de la clase trabajadora les haya averiado y tengan que maquillarle un poco para disimular, pero los dueños del circo son los mismos, el payaso no remoza su vejado rostro y aún se estatiza la insolidez estructural. No con esto se quiere calificar de forma unánime al sindicalismo en general, pero es innegable la preponderancia y estadía de su obsoleta cultura dentro de la lucha por innovar un gremio de particularidad socio-colectivo-comunitario. Gradualmente se violan las leyes tanto por los patronos, gremios e inspectorías regentes, que irónicamente son reformadas o ideadas por muchos de ellos; esto a lo mejor obecede a mantener de forma figurativa y engañosa la directriz y líneas que emanan de su dirección nacional y la resistencia a lo nuevo. Ha diario se visualizan hasta el nivel del abuso como se agreden los derechos de las trabajadoras y los trabajadores, que quedan a merced de esta componenda anti-revolucionaria.

Cambiar de careta por deterioro no nos enrumba a la finalidad planteada; de lo que se trata es, de ir conformando una organización con base sólida y esa solidez amerita de un gran cúmulo esfuerzos de todas las partes. Si bien el trabajador (a) mal calificado profesional y sobre manera los sub-profesionalizados (as) que todavía carecen de formación y de la nueva educación laboral, no es menos veraz, que son ellos quienes llevan toda la inmensa carga del trabajo pesado, puesto que capitalizan la vida rutinaria bajo toda conceptualidad productiva, y así como son, el objetivo mayor para lograr la transición socio-económica; las otras partes en muchos de los casos gozan de privilegios que rayan de abusivos y contraproducentes al sistema socialista, se supone somos una solo clase, y que de momento ellos son los formadores del ideal, mas por ende, deben demostrar con hechos concretos su vocación de servicio socio-comunitario y desprenderse de los anti-valores del viejo sistema capitalista; cabe hacer notar, que no se pide un extra-sacrificio sino una formación comunitaria generalizada y conscientizada.

Los viejos esquemas de la organización estructurada por la cadena de mando con prerrogativas jerárquicas, discriminan, afectan la adecuación, traban la enseñanza y el sendero hacia esa pluri-sociabilidad como Estado Comunal; la reversión del Estado con espacios corruptos a un Estado Comunal de control general, quizás nunca al 100%, sí puede aproximarse a un contundente 90% y no es utópico ni inviable, simplemente requiere de la voluntad total por quienes poseen los estribos, las riendas, y fuetes para cabalgar la pista hacia la meta definitiva para que le faculte confiscar las desfavorables condiciones aún existentes. El juego de las conveniencias “políticas- proselitistas” desvirtúa la orientación del propósito, transige para que se desborden las bajas pasiones por el poder individualizado y se obvie su principio al ideal socialista. El enemigo externo e interno hostiga a la desmoralización con el deslumbramiento de los bienes materiales y la burda competitividad por los rangos mal denominados de: “Crecimiento Personal”. No nos olvidemos que somos una población con una acentuada juventud y su bisoñez puede equivocar propensibilidad a los delirios del capitalismo.

Los emporios industriales del sistema aún establecido de corte capitalista, las del Estado e instituciones que todavía gravitan de las secuelas de mal formación sindical o denominadas federaciones, y que nos deja entrever las grandes fallas existentes por corregir, significan una rauda obligación de urgencia para la formación contundente, más la reformulación de los esquemas que le adecuen a las prioridades de la nueva visión de los intereses del orden socio-productivo-comunitario y que exigen, que de una vez otorguen los derechos y espacios al conglomerado trabajador; debe ser una condición irrevocable e irreversible y no negociable por ningún concepto, pero para su instauración también se hace menester el aseo dirigencial o más bien enfocarle a su naturalidad comunitaria trabajadora con la amplia participación y claras formas de la elección de su legítima dirección de base. Si se requiere de reformas legales, no debe mezquinarse ni caer en el vil juego de las controversias grupales; la necesidad y la utilidad tiene que ser en plenitud de los argumentos de cambio, no de los oscuros intereses manipuladores de siempre; es por eso que, la herramienta legal juega un principalísimo papel en la reglamentación y la modalidad a ponerse en praxis. Nada de manos peludas y una exhaustiva vigilancia y seguimiento antes, y no después del entuerto legal.

Se aproximan nuevas elecciones para la escogencia de autoridades, que por lo general, fluctúan en ese mundo de amañadas negociaciones agoreras en cuanto al albur de la clase trabajadora, mas sin embargo, aplican su demagógica burocracia para conseguir de ella el tan ansiado y necesario voto. Su resistencia a la entrega de ese ajeno poder batalla con su predestinado sepelio, que ha de comenzar a niveles municipales, y se han de enterrar o cremar; así lo estima la constitución y estamos en total deuda y retraso en su ejecución. Contiguo objetivo, el nivel regional, allí el rechazo es de mayor intolerancia; por supuesto, deambulan mayores intereses. Toca a esa nueva generación y muy especialmente a la mujer liberada, emprender el combate para su logro; aún la mujer es muy atropellada por su condición reproductiva, la ley le ampara, pero la realidad es adversa, se niega su naturaleza y se irrespeta su maternidad. Fines perniciosos están siempre presente para confundir.

El 8-O o el después es hoy, ya no está al voltear, y no se hará necesario esperar febrero para ejercer la primera magistratura presidencial, y se ha de comenzar lo que la mayoría espera con ansiedad: cambios radicales, destapar ollas de allá y de acá, abrir pimentones de tonalidades rojas, y de rellenos multicolor, descubrir los guisos entrampados en las dos corrientes; los tapujos hacen daño concreto, y en todo esto está la mano del sindicalismo voraz con antifaz de santurrón. Existen sindicalistas comprometidos con el proceso y la clase trabajadora, mis respetos para ellos (as), pero de que vuelan vuelan y no en frágiles y quebradizas escobas. Los trabajadores piden a gritos las reformas, son parte del neo Estado; a saberse comunal, entonces, que no imperen los tentáculos del aciago poder enquistado y en complicidad con el también patrono disfrazado de socialista y que se mofa de placer al manosearse con la corrupción y el enemigo político capitalista.; no más, el pueblo no dará más ni aguantará más; habrá una implosión y será inevitable sino se toman los correctivos necesarios e imprescindibles.

El voto revolucionario está estancando y el voto opositor da al filo de la navaja; se calcula con fría medición. Para las de diciembre tienen un fijo objetivo, más espacios de control y luego el zarpazo; puede que ensayen con el referéndum o puede que esperen pacientemente el 2.019. Hasta ahora ha sido el pueblo quien cobija y protege a su líder, pero nadie es eterno y larga vida ha tenido el capitalismo. No hubo necesidad de violencias, los números dan al traste, la maquinaria dirigida por el imperio canaliza al sistema entreverado, saca provecho económico y mueve sus piezas con doble producto o propósito político. La emoción revolucionaria se ciega ante esta realidad de muerte programada, vamos al matadero y vamos riendo. Menos o quizás un 10% nos indica el camino al derrumbe y habrá un chilenazo de mucha más gran magnitud de exterminio humano. Nos estamos vendiendo porque muchos “camaradas” juegan a la doble banda, reciben de aquí y de allá, una cara de día y otra de noche y en plena oscuridad. Se ha bofeteado la voluntad del pueblo y él ha dado una repuesta o lectura para que le escuche, toca a esa dirigencia darle interpretación o hacerse de la vista gorda. Para las venideras elecciones exige que su participación sea antes de la toma de decisiones y no que luego se le obligue a la disciplina; no se olvide que él posee el don de elegir y cobra con creces el secreto de su elección. El partido y su dirigencia no están facultados.

La facultad tiene doble merito; es el líder y su pueblo en estrecha relación, lo demás es secundario, priva la patria, su prolífero destino inmediato político, y no se admiten más equivocaciones, los hermanos países siguen la rueda de la revolución, es una lucha tenaz entre un modelo y otro, no son caprichitos ni boberías partidistas, se debe tener amplia visión futurista y mundialista, se trata de otro mundo posible y una nueva humanidad. Resquebrajar la aporreada humanidad capitalista es parte de la gran tarea, nos toca a nosotros los venezolanos llevar la riendas y encaminar lo que Cuba inició; es Asía, es África, es Europa, es Oceanía y todo rincón del orbe, mas, la organización popular y laboral está intrínsecamente vinculada a los nuevos hechos históricos mundialista; porque no hay otra solución y solo los pueblos son los que salvan a los pueblos, llegó la hora de la verdad, hay que proceder, la unión es el único cordón de vida. ¡¡¡¡Viva la clase trabajadora y su integración internacional!!!

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1238 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

Trabajadores Aporreando

Ideología y Socialismo del Siglo XXI

US Y /trabajadores/a152086.htmlCUS