Política, Elecciones i Locura

¿Hasta cuando tenemos que tolerar los disparates, mentiras i agresiones de un loco como Capriles?

Nadie debe aprovecharse,

  de las locuras de otro

          Cicerón

La locura de los poderosos

 no debe quedar sin vigilancia

                                                                   Shakespeare

      Tenemos no un CNE, sino un Poder Electoral que, con temeridad loca i sin razones lógicas, ha sido ofendido i agredido por el paranoico derrotado, i en consecuencia debe responder solicitando al Poder Judicial, solicitando enjuiciamiento para una persona desquiciada, pues ante un sistema computarizado electoral, considerado por el presidente Carter i todas las persona que concurrieron como observadoras del proceso, como el mejor del mundo, los resultados del proceso leccionario del 14 de abril, resultan absolutamente ciertos e irreversibles, auditado de manera más que sobrada i como una duda matemática injustificada, en un 54%, cuando un cinco o un diez por ciento bastaría. El personal calificado, científico i honesto del CNE, con excepción de un mediocre que dice i se desdice, el rector Vicente Díaz, está plenamente seguro de los resultados obtenidos por el sistema electoral, i simplemente deberían decir que, cumplidos los requisitos Constitucionales i de las leyes, no tienen ninguna explicación que dar a las locuras de un candidato impuesto por el Imperio del norte, sencillamente por ser el peor de todo i el más enfermo de locura. Este señor, con delitos como el haber asaltado una Embajada, i en su presencia i  de agente de seguridad de su alcaldía, convalidar la furia destructiva de unos irracionales, con presencia de abogados opositores i otros personajes delincuentes que le dieron valor a los cobardes, para ofrecer que los habitantes de ese territorio perteneciente al país representado, se tendrían que comer las alfombras, los muebles, etc., porque les cortarían el agua, la electricidad, etc., sin importarle la presencia de señoras i niños. Sin embargo, por la generosidad del Comandante Chávez, los tribunales no procedieron a enjuiciar a este alcalde delincuente, cuyos ojos puyúos i su rostro acorde a la enfermedad que padece (que según el psiquiatra Jorge Rodríguez, es locura ilícita por drogas) se asustaron, cuando el embajador  Germán Sánchez Otero, le manifestó que estarían dispuestos a defender el recinto, hasta con la propia vida. Este es el más visible de los delitos o actos de terrorismo e inmoralidad de este señorito, que lo han debido inhabilitar para ser candidato presidencial; empero, como Gobernador del Edo. Miranda son muchísimos delitos más, así como su participación agresiva en el Golpe de Estado del 2002.

      Por todo este inmenso rabo de paja de acciones ilícitas, de arbitrariedades, etc., este señorito ha sido derrotado por segunda vez en menos de dos meses, pero siguiendo instrucciones del Departamento de Estado del norte, sigue con la tarea de mentir, como decir que 250 o más testigos suyos, fueron desalojados de las mesas electorales a punta de pistola : hecho desconocido en absoluto, presente solamente en su mente, pues Jorge Rodríguez le demostró su falsedad; luego otras tantas mentiras que fueron desmentidas i sería lago recordarlas todas, mientras el señorito, hijito de papá i mamá, ignora la muerte de 9 ó 10 ciudadanos venezolanos chavistas o no, la agresión a las casas del partido Psuv en varios estados, los saqueo o agresiones a Mercal i Pedeval, i el colmo de la barbarie; la destrucción en gran proporción, algunos con incendios de centros de salud, los CDI, hospitales, etc., entidades que se respetan hasta durante las guerras, luego de nacer la Federación Internacional de la Cruz Roja, fundada por el empresario Dunant en 1863, luego ampliada la protección por diversas convenciones en Ginebra, Viena, etc. Esto es un delito grave, de tal magnitud, como realizar masacres o crímenes en serie. Sin embargo, no son las balas, los puñales, las bombas i otros instrumentos de muerte o destrucción las verdaderas causas. La causa fundamental es la orden de agresión impartida por un personaje iracundo i deshumanizado que, en los hechos recientes acaecidos en Venezuela, se debe al supuesto abogado Capriles Radonsky, quien lo manifestó públicamente, diciendo a los otros que siguen al loco como dice Cicerón, de esta manera: Vayan a desahogar o  manifestar su arrechera, contra el gobierno o los chavistas. I con todo descaro, afirma desconocer al presidente Maduro, o reconocer su triunfo electoral. ¿Cuándo el Ministerio Público va a designar fiscales para elaborarle un expediente que lleve a ese señorito, chocolatico dulce, a la cárcel? ¿Es que el dinero puede decretar la impunidad del majunche derrotado, i muchos de sus cómplices en los delitos, especialmente otro loco de ojos saltones, como Leopoldo López? ¿Se está esperado que luego del intento de golpe fracasado, vengan con otro programa desestabilizador, como el Paro Petrolero en el 2001? ¡Señores, hasta cuando tanta impunidad! Recordemos la sentencia de Shakespeare i que no estamos enfrentados solamente a estas   mediocridades nacionales, sino al Imperio Norteamericano que no solamente tiene la desfachatez de criticar el sistema electoral, teniendo ellos de los peores del mundo (con monumentales fraudes a la vista de todos, como lo que hicieron con Al Gore, para imponer al vaquero depredador de Bush Jr.), sino que se niegan a reconocer al triunfo de Nicolás Maduro i amenazan con sanciones económicas diversas, i es porque todavía, detrás de la figura de nuestro primer presidente obrero (creo que de la historia universal) todavía le tienen miedo al Comandante Hugo Chávez Frías que, asesinado científicamente, todavía conduce a los pueblos de América i el mundo, que no toleran más vivir sin libertad, siendo colonias de los ecocidas del planeta.

 

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1141 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /actualidad/a164364.htmlCUS