#ManoDuraMaduro… sólo chavistas eficientes en el trabajo de funcionarios públicos

Ha comenzado una nueva era en la historia contemporánea de la República Bolivariana de Venezuela, tenemos el primer Presidente Chavista, después del legado infinito que nos dejó nuestro comandante Gigante Hugo Chávez.

Es la hora de la reflexión profunda y el análisis de los resultados electorales que han causado sorpresa y tristeza más allá de la alegría de que seguimos teniendo Patria. Nuestro comandante eterno prometió una nueva era de gobierno de eficiencia, hacer que verdaderamente todos los logros de la revolución inundaran al pueblo dándole la mayor suma de felicidad posible, ese es el legado que el Presidente Maduro ha tomado en sus manos y nos ha dicho en todas sus presentaciones. Pero esto exige, entre tantas otras, una revisión profunda en las instituciones del Estado y mano dura para aplicar correctivos que hasta ahora han sido tímidos e insuficientes como para ampliar nuestro respaldo de base que no se tradujo en votos y por el contrario aumento la base de votación de la derecha oposicionista. Claro que en ese aumento entran sus positivos resultados de guerras psicológicas y sucias, saboteo eléctrico, especulación económica y acaparamiento, etc.

Si hacemos un repaso por las activas redes sociales, vemos un clamor colectivo y etiquetas como #ManoDuraMaduro, #EficienciaRevolucionaria, #FueraInfiltradosDeLasInstituciones, y otros con similares significados. En atención a este fenómeno, es sencillo concluir, que el pueblo pide por un compromiso verdadero al funcionario o autoridad que ejerce un cargo público, igualmente demanda una acción eficiente en su labor que se traducirá, más temprano que tarde, en un beneficio para el pueblo solicitante.

En el alto gobierno, están más que claros de que esta situación de infiltrados, quinta columnas, saboteadores e incapaces o ineficientes, están enquistados muy cerca de nosotros, dentro de nuestras instituciones y empresas, disfrazados de rojo rojitos e hipócritamente gritando nuestras arengas revolucionarias. Ellos son cobardes sin honor y algunos con un propósito muy claro de debilitarnos desde adentro, y lo han conseguido, lamentablemente.

Nos enfrentamos nuevamente a una guerra silente y escalonada de la derecha para hacerse con el poder y el control de nuestros recursos, ya no vale más medir el costo político de autocriticarnos y reconocer que una buena parte de esa derecha apátrida está al lado nuestro, es nuestro compañero de trabajo y esta paulatinamente encaminado hacia objetivos contrarios a los principios socialistas y revolucionarios de nuestra Patria. Aquí está en juego el país, nuestra independencia y soberanía. El resultado de las elecciones tiene que ser tomado como una cachetada para despertar e interpretar que no las envió nuestro mismísimo padre y líder de esta revolución Bolivariana: Hugo Chávez.

Así que la tarea de todos es identificarlos, descubrirlos y exponerlos, para luego, apegados a la constitución y las leyes, apartarlos, reasignarlos o simplemente sacarlos por su incapacidad para producir resultados favorables al objetivo del gobierno: Eficiencia Revolucionaria para el Buen Vivir del Pueblo. Estos apátridas no pasarían hoy en día una entrevista donde se les pregunte de las cosas más simples de la actualidad revolucionaria o por logros históricos de ella, y mucho menos si les pedimos que nos hablen de los objetivos históricos o el plan de la Patria 2013-2019. Este es parte del trabajo y la lucha que estamos obligados a dar los verdaderos revolucionarios comprometidos que juramos lealtad al Comandante Chávez y a nuestro Presidente Constitucional Nicolás Maduro. No hacerlo es hacernos parte de la sociedad de cómplices que hoy calla e ignora, y no denuncia por temor propio, sabiendo que al lado tenemos un ineficiente apátrida que solo hace daño y molesta expresamente al Pueblo cada vez que puede, como desgraciadamente pasa hoy camaradas.

Vamos ya por el rescate de nuestras instituciones estratégicas, CORPOELEC, PDVSA, CANTV, MERCAL, PDVAL, Gobernaciones, Alcaldías, Puertos, VTV, Hospitales, y muchas otras. Vamos ya a exigir eficiencia máxima, eficiencia o nada.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1339 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /contraloria/a164736.htmlCUS