Entre clínicas te veas

Enfermarse hoy, sigue siendo el màs penoso problema de la mayoría de los venezolanos, en especial los de clase media, trabajadores, profesionales y que trabajen o no, con el Estado. Las personas de bajos ingresos, acuden a las estructuras pùblicas, quiéranlo o no, y de esa manera satisfacen total o parcialmente sus requerimientos de salud. El caso de la clase media, tiende a circunscribirse màs a las clìnicas privadas, generalmente con apoyo de Seguros costeados con su propio peculio o concertado con sus empleadores sean públicos o privados.

Como causa de esta tendencia podemos citar la problemática de los hospitales: atención deficiente al paciente y familiares, faltas de insumos, de camas, aire acondicionado, ascensores, inseguridad, equipos dañados y demás factores que conllevan que a la hora de internarse a si mismo o a un familiar cercano, tratan por diversos medios hacer un esfuerzo económico para ingresar a una clínica privada. Los CDI y CAT son excelentes en muchos casos , pero en tratamientos y operaciones complicadas, dejan que sean hospitales o clìnicas los que atiendan pacientes que requieran atención especializada. La falta de seguimiento y atención por parte de los gobernadores de estado y demás involucrados, aminoran notablemente la capacidad operativa de estos centros. Solo a manera de ejemplo, el Tomògrafo destinado a atender las poblaciones de Barcelona, Puerto La Cruz y poblaciones cercanas, tiene màs de dos años inoperativo por falta de repuestos. Asì en cada Estado, tienen su propia problemática sin solución aparente en el corto plazo.

El Art. 84 de nuestra Constitución determina: “ Para garantizarle el derecho a la salud de su pueblo, el Estado crearà, ejercerà la rectorìa y gestionarà un Sistema Pùblico Nacional de Salud, de carácter intersectorial, descentralizado y participativo, integrado al Sistema de Seguridad Social, regido por los principios de GRATUIDAD “.

Como consecuencia de las deficiencias existentes en el Sistema Pùblico de Salud actual, el mismo Estado ha convenido con sus trabajadores la contratación de Seguros HCM y de otra índole a fin de descongestionar el sistema Pùblico y dar mejor servicio, pero presentando importantes fallas. Los montos suscritos por los Seguros son cada vez màs insuficientes y la admisión presenta serias restricciones. Los costos superan con creces las coberturas de las pòlizas y cualquier intervención menor requiriendo hospitalización, nunca son suficientes, viéndose el afectado a buscar recursos propios para cubrir las diferencias o terminar buscando solución en los hospitales.

Las clìnicas por su parte alegan la insolvencia y demoras en los pagos por parte del Estado, donde quizás muchos de estos recursos estèn engordando los bolsillos de irresponsables por concepto de intereses. Para citar un ejemplo, el vocero de la Asociaciòn Venezolanana de Clìnicas y Hospitales del Edo Anzoategui refiere que sòlamente en cuatro clìnicas de la región PDVSA adeuda màs de 86 millones, CANTV 7 millones, sin incluir el resto de las instituciones estadales, lo que supone un monto exorbitante. Afirma además que algunas de estas facturas, presentan màs de un año de atraso.

El pasado año se estableció la figura del baremo en base a los 10 principales centros asistenciales privados en Caracas, disminuyendo un 34% el valor de algunos servicios; pero no se hicieron extensivos a la Provincia, como a su obligada aplicación, además que dicho convenio se venció el 2 de marzo del 2013.

Aunque parezca mentira las clìnicas advierten al Estado que si el Gobierno los sigue “ahorcando” y no se les permite aumentar un 25% , restringirán màs los servicios. Alegan además que su rentabilidad actual ocsila entre un 2 y un 7%.

Para hablar con los pelos en la mano, veamos algunas realidades:

En primer lugar, los Seguros hacen lo que se les viene en gana. Un asegurado con una terrible cefalea acude a un centro privado; en cuatro horas lo estabilizan en emergencia y paga 2.300 por la atención. El seguro aplica un deducible de 1.500 y de paso no reconoce el resto por considerar que eso no es una emergencia. Terminas pagando todo. Que llamaràn ellos Emergencia?. Para què pagas un Seguro?. (Seguros Mercantìl).

Si debes operarte estando amparado por 40 mil y la operación te cuesta 70 mil; deberàs pagar la nueva tarifa de 70 mil por un año para que puedas usarla y si no has muerto para entonces, la operación te costarà 100 mil o màs.

Una operación abdominal donde aplican el baremo al mèdico te vale 9.150, mientras en otra clínica con el mismo mèdico, sin baremo, te vale 15.000. Si escojes la primera opción, deberàs pagar al mèdico la diferencia o no te opera. Igual en la primera opción, con un total de honorarios médicos por 17.600, con todas las vainas que inventan, pagaràs 63.000. En la segunda opción, te clavan honorarios por 35.000 y terminas pagando 69.000. Misma operación, mismo mèdico. Una cesàrea con 10.000 de honorarios te sale en 32.500, ( si no se complica). Serà posible que su rentabilidad sea de solo el 2% como dicen?. No me jodan!.

Por màs baremos que se convengan, listas de precios a la vista y otras medidas similares, siempre serán burladas y seguirán llorando. Seguros y Clìnicas Privadas, seguirán especulando con la Salud del Pueblo y querrán màs. De momento, si el Estado asumiese los costos operativos de algunas de estas clìnicas, pagando a los médicos y personal que ahì están, con los precios ahora establecidos, la reducción no sería menor a un 70% para los usuarios y menos oneroso para el Estado pon concepto de los HCM que paga y no funcionan.

El Estado no debe seguir siendo maula en sus compromisos afectando a sus trabajadores y a aquellos que trabajamos por nuestra cuenta o en empresas privadas y terminamos pagando por ambos. Las clìnicas, con los mismos médicos deben ser desprivatizadas y puestas al servicio de todos. Todo ciudadano venezolano tiene derecho a la Salud y Atenciòn Mèdica de Calidad, independientemente de su condición económica.

Chavez Vive: La Lucha Sigue..



@osmar1001

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1499 veces.