El arte de gobernar

Indudablemente que gobernar, y hacerlo bien, es un arte, pero un arte tan difícil que requiere de quien aspire a jecer esa función una serie de cualidades que, por excepcionales, no son nada  comunes y fecuentes. Por eso, quien aspire a ejercer el máximo mandato de un país, y como dije, hacerlo bien,  con el mínimo de conflictos posible, es decir, sólo con aquellos propios de una sociedad de intereses radicalmente encontrados, debe poseer. En primer lugar, una cierta formanación cultural que le permita conocer aunque sea los rudimentos de una serie de materias que tienen y podrían tener que ver con el alto catgo que debe desempeñar. Eso le permitirá evaluar, por sí mismo y en muchos casos a despecho de sus asesores, los efectos de las medidas que, en función del cargo que desempeña, crea conveniente tomar. La ventaja de poseer esos conocimientos son de un indudable beneficio. Lo cual le permitirá una relativa independencia de los asesores y expertos que, a pesar de ser necesarios, no por eso son infalibles. 

En este sentido, podríamos poner un ejemplo en que el asesor si no metió la pata de una forma activa sí lo hizo  de una manera pasiva. Se trata de Jorge Giordani y las misiones Adulto Mayor  e Hijos de Venezuela, que significaron echar a la calle un torrente descomunal de dinero que la economía no podía absorver, sino que por el contario la indegestaría y provocaría, junto con la devaluación, los profundos desajuestes que en estos momentos estamos presenciando. En tal sentido, cuando Chávez, preocupado por los resultados de las  elecciones de 7-O, dio a conocer esas misiones, el minitro Giordani, que sí conocía las consecuencias  que la realización de esa idea podía provocar, debió oponerse de manera rotunda, incluso bajo amenaza de poner su cargo a la orden, a semejante dislate.. Pero no lo hizo, prefirió poner en tela de juicio su prestigio como experto en economía y como profesor de esa materia.  Creyó que con eso le demostraba al Presidente su inalterable lealtad. Olvidando que la lealtad de todo venezolano bien nacido debe ser con el país  y no  con las personas, por muy amigas que sean de nosotros.
 
Lo otro en que el ministro Giordani falló fue en elegir, junto con Merentes, que por supuesto también erró, el momento en que se debía anunciar la devaluación. Dando con ello tan pésimo dominio de la táctica y estrategia políticas, que si no fuera por la trayectoria de ambos en este campo, uno no tendría más remedio que pensar que se trataba de un sabotaje contras las elecciones. En resumen, el Presidente Chávez falló por desconocimiento y los asesores por incumplimiento de sus delicados roles.
 
En cuanto a Maduro, en el poco tiempo que tiene ejerciendo la Presidencia ha demostrado que no es infalible, precisamente. Por lo que debía evitar la toma de decisiones de una manera personalista. Es decir, empleando el mismo método que se empleó en el gobierno anterior y que tanto daño le causó al Proceso y al país. Al respecto, vamos a señalar, porque lo considero importante, sólo 3 de sus más importantes errores en los que ha incurrido el actual Presidente de la República.
 
Por ejemplo, en actual conflicto que los malandros de la UCV mantienen en pie se puso a negociar con ellos sin que hubieran suspendido el paro. Cosa que ningún goberino en el mundo hace, pues negociar con nuna pistola en la sien generalmente conduce a resultados fatales. Consecuencia, que les dio mucho más de lo que estos zánganos merecían, pese a los cual, en lugar de suspender el conflicto, estos degenerados lo radicalizaron.
 
  Por otro lado, anuncia la creación de una milicia obrera, con lo cual hace que el sector de la clase media que podría estalo apoyado, no sólo le retire ese apoyo sino que por sentirse amenazada, se sienta obligada a asumir una posición mucho más beligerante de la que hasta ahora había mantenido. Este sector, cuyo más caro ideal es acceder a los estamentos superiores, no quiere saber nada de obreros, ni de clase obrera y mucho menos de milicias obreras. El solo hecho de pensar que su jardinero, o el chofer, o el esposo de la domética -cachifa-, o la doméstica misma pudieran pertenecer a un cuerpo armado, le paran los pelos de punta. Quien conozca el desprecio que la clase media, incluso sus integrantes menos afortunados, sienten por lo humildes, no tndrá otra alternativa que rconocer que este anunció constituyó un reverendo exabrupto. 
 
El tercer error fueron los insultos que Maduro le endilgó públicamente a Arias Cárdenas, quien está empeñado en combatir el contrabando de extración. Por lo que en lugar de insultos y ofensas que ponen en peligro la unidad del Proceso, porque aquí estamos acompañando al gobernador en esta lucha titánica, lo que necesita el primer mandatario regional es colaboración. 
 
Nota: hace poco Maricori reconoció, a traves de una conversación telefónica, que ella era un electrón libre. El electrón libre del átomo, con su carga negativa, ocupa una órbita muy alejada del núcleo, con una carga positiva, razón por la cual la atracción que ejerce sobre el electrón sea muy débil.  Esto hace que cualquier partícula con carga positiva que pase cerca del electrón se lo llevará y este gustoso se va con su nuevo amante. Cuántos amantes habrá dejado Marcori para irse con otros.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 962 veces.

Alfredo Schmilinsky Ochoa


Visite el perfil de Alfredo Schmilinsky Ochoa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.

Comparte en las redes sociales