Apresada y encadenada la Negra Hipólita en Mérida

Víctima del racismo merideño, la Misionera Negra Hipólita, la cual venia a esta ciudad para acabar con la indigencia y tratar de recuperar a los nómadas que viven en las calles fue secuestrada por unos jóvenes funcionarios, que dicen llamarse revolucionarios bolivarianos y la encerraron en un local ubicado en la Av. 2 Lora de la ciudad de Mérida.

Indigentes jóvenes y viejos han hecho de los zócalos de los edificios residenciales sus habitaciones para descansar y hasta en horas del medio día, entre cartones y algunos con sabanas y cobijas se protegen del frío merideño. Mérida se ha convertido en la meca del turismo indigente, cada día aparecen nuevos visitantes que se alimentan de la basura que abunda en las calles debido a que la Alcaldía no las recoge.

Mientras eso sucede en nuestra ciudad, las autoridades del Estado mantienen encadenada a la misionera Negra Hipólita, la cual impotente para actuar llora su desdicha en las mazmorras donde la han encerrado. Menos mal que los niños de la patria ya no se ven deambulando por las calles merideñas, sino la Negra se moriría de pena recordando a su niño Simón a quien amamanto en su regazo.

Poseo cientos de fotografías de personas que duermen en los zócalos, en las aceras y hasta en escaleras de edificios públicos. La gobernación tiene una Dirección de Desarrollo Social, otra tiene la Alcaldía y no hay forma de que estas instituciones se ocupen de este problema. La policía tiene las manos atadas porque si despiertan de su sueño, a uno de estos nómadas para llevarlos a un refugio, entonces los acusan de violarle sus Derechos Humanos y pueden perder sus puestos. Todo esto resulta tragicómico, pues los alcaldes y gobernaciones vecinas agarran a sus nómadas y los envían a turistear a Mérida y se lavan las manos como Pilatos.

Quisiera por este medio hacer tres propuestas para ver si le entramos a esta problemática:

1.-Que coloquen en la Dirección de esta Misión a profesionales sensibles que en verdad les preocupe el problema de la indigencia y la drogadicción.

2.- Que la gobernación asigne un vehículo, entre los miles que posee, con dos agentes para que en horas nocturnas y sobre todo en las madrugadas, recoja a estas personas y las lleve a dormir a un lugar que por lo menos tengan unas colchonetas y baños.

3.-Que después de censarlos e identificarlos llevarlos a las instituciones especializadas que se ocupan de la recuperación de seres humanos en condición de indigencia.

Si las autoridades del Estado, no se sienten competentes para enfrentar esta situación, entonces que asignen recursos a los Consejos Comunales de las Parroquias, donde se concentran los indigentes, para que estos solucionen este problema con la solidaridad comunitaria.

Juanveroes64 hotmail.com

Esta nota ha sido leída aproximadamente 4269 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




US Y /misiones/a152293.htmlCUS