La Columna del Guerrillero

La delincuencia, un duro compromiso para el Movimiento por la Paz

El problema de la inseguridad tiene raíces profundas en la conducta y comportamiento de una sociedad opulenta, que comenzó a florecer en los años sesenta, con la dominación plena de nuestra primera fuente de riqueza EL PETROLEO, por parte de la Oligarquía criolla, aliada incondicional de las transnacionales, quienes con el apoyo de la clase política que gobernaba el país ,se aprovecharon del espíritu entreguista de esta clase hambrienta de fortuna, para explotar a mansalva nuestro recurso mineral.

Esta sociedad sin escrúpulos y carente de sentimiento patrio, contribuyo con su actitud frente al resto de los venezolanos, que habitaban en los sectores invadidos por la pobreza, a crear una franja de miseria, que fue distanciando la relación humana y afectuosa, entre los dos grupos de venezolanos, en la que estaba dividida nuestra sociedad. Del lado de los pudientes, millonarios, ricos, y aristocráticos, abundaba de todo, y donde solo le faltaba sarna para rascarse.

En cambio en la otra parte de la Venezuela pobre, faltaba de todo, menos lombrices en la barriga de los carajitos, que poblaban la franja de pobreza que circundaba a las grandes urbanizaciones.

En ese trato discriminante, indiferente, indolente con los males, y necesidades de esta gente de los sectores pobres, Es donde comenzó a incubarse el germen de la violencia, que años más tarde, tuvo su expresión con la aparición del monstruo que esa sociedad opulenta había construido. LA DELINCUENCIA.

Sus creadores nunca pensaron que el desprecio, la indiferencia que ellos sentían por los pobres, se traduciría en el tiempo, en la acumulación de un resentimiento, que fue brotando en el espíritu de esos jóvenes, que salieron a buscar por la fuerza en los sectores pudientes, lo que por vía normal le habían negado.

El fenómeno de la violencia que padece la población de Venezuela, tiene allí sus orígenes.

Lo que indica que esa sociedad de los últimos 50 años, construyo su franqueasteis, que ha venido de regreso en este tiempo a pasar factura a sus propios creadores.

Como se puede ver sociológicamente, hay mucho de rencor en las expresiones de violencia de los jóvenes que abrazaron el camino de la delincuencia, sumado a la descomposición social inducida por factores exógenos, que siguiendo patrones reñidos con nuestra idiosincrasia, han contribuido a expandir el fenómeno de la violencia a todos los estratos sociales de la población.

Basta ver a esa sociedad cabrona con sus malas conductas de cuello blanco, para quienes jamás reclamo justicia, aunque cometieran todo tipos de delitos , pero cuando el delincuente pertenece a esa parte de la población, que siempre careció de todo, piden a gritos que el gobierno recoja a esos melandros, olvidándose que hasta hace poco, a los habitantes de los sectores populares lo tildaban de tierruo, marginal, cuando la verdad verdadera, es que muchos de esos jóvenes que pueblan las cárceles del país, y que abrazaron el camino de la violencia, fueron víctimas hace treinta años, del desprecio y abandono de la clase gobernante, que no era otra, que la misma burguesía de hoy, LLENA DE PREJUICIOS Y SIN SENTIMIENTO HUMANO, quienes suponían, que por su condición social, jamás serian tocados por la violencia de estos jóvenes, en quienes, ella misma contribuyo a sembrar en su estado de ánimo el DESPRECIO POR ESTA SOCIEDAD.

Los reportes policiales demuestran , que la inseguridad afecta a buena parte de la clase pudiente, por lo tanto, sería interesante que siendo ellos, corresponsables del fenómeno de la violencia, asumieran una actitud proactiva a favor de la propuesta que está haciendo el gobierno democrático de Nicolás Maduro, sumándose a la tarea de buscarle una salida al problema de manera humanista y no por la vía que ellos siempre han querido con más violencia, para que el gobierno los libre de un mal que ellos engendraron, sin participar ni arriesgar el pellejo, como si lo está haciendo el camarada JOSE VICENTE RANGEL AVALOS.

Que quede claro, no estoy justificando la violencia impuesta por la delincuencia, estoy llamando a reflexionar a los actores involucrados en el problema, desde su origen, para que conjuntamente, nos avoquemos a buscarle solución, toda vez que la delincuencia no hace distinción de clase, raza religión o condición política a la hora de agredir.

Al respecto el gobierno está atacando el problema por distintas vías.

Una de ellas es el llamado que hizo en vida el Comandante Chávez a los jóvenes inmersos en el mundo de la delincuencia, y la propuesta formal del Presidente Maduro, tendiéndole la mano del gobierno, para que se incorporen a la vida decente, con la garantía de insertarlos en el campo productivo, deportivo, cultural.

En consecuencia el Gobierno está haciendo su tarea como le corresponde, frente a la sociedad toda, ahora corresponde a la sociedad involucrarse y participar activamente en el esfuerzo que hacen las instituciones del estado, ofreciendo su concurso, uno de ellos que los medios de comunicación dominados en su mayoría por los grupos de esa oligarquía, dejen de hacerle apología al delito, que saquen de sus pantallas toda manifestación de violencia, los llamados al consumismo, al enriquecimiento fácil, y a impulsar campaña sembrando valores. Es la única forma que esa sociedad tiene para destruir al monstruo que ella misma construyo.

Mi llamado es para que estos sectores de la sociedad venezolana, se pronuncien públicamente, manifestando su deseo de incorporarse AL MOVIMIENTO POR LA PAZ Y LA VIDA. Entendiendo que No es cualquier cosa lo que está en juego, es la vida de todos los venezolanos.

Que nadie se caiga a coba, resolver el problema de la inseguridad, no es soplar botellas, o tan fácil como pelar mandarina, el tema es agudo y peliagudo, por lo tanto hay que transitar caminos tortuosos y difíciles, incluso salpicado de malas intenciones políticas y mezquindades de sectores enfermizos, que en su afán de desconocer cualquier acción buena o bien intencionada del gobierno, no le importa sabotearla, aun cuando sus acciones pongan en peligro la vida de gente que incluso milita entre sus propios seguidores.

De allí, la necesidad de blindar el desenvolvimiento de los jóvenes que integran el MOVIMIENTO POR LA PAZ Y LA VIDA, para que sus propuestas, sean objeto del tratamiento adecuado, para no darle pie a quienes no les conviene el éxito de este esfuerzo, que está realizando el gobierno, conjuntamente con jóvenes y adultos que vienen del mundo de la delincuencia.

No hay que olvidar que la delincuencia tiene varias vertientes, y actores que se nutren de diferentes medios para subsistir, ellos son: El robo, el atraco, el secuestro, el asesinato por encargo, la extorsión, y el crimen por disputa de espacios controlados por los traficantes de drogas, y el enfrentamiento entre bandas hamponiles.

Haber logrado que algunos grupos se reconcilien en su modus operandi, ya es un alivio, porque permite que cese la matazón entre ellos, que son buena parte de las muertes que se le acreditan a la inseguridad.

Tenemos que reforzar el seguimiento a las actuaciones del Movimiento por la Paz Y la Vida, toda vez que su acción de ir sustrayendo jóvenes del campo de la violencia para insertarlo en los programas sociales que el gobierno les está ofreciendo como alternativa, levanta roncha entre los que tomaron la vía del delito como su modo de vida, y aquellos que han utilizado el fenómeno de la delincuencia como un factor con fines perversos y para desestabilizar al Gobierno Democrático de NICOLAS MADURO

De tal manera que el gobierno debe profundizar y extremar las medidas para que el proyecto de paz, reciba un impulso sostenido, tanto en respuestas concretas a las propuestas del Movimiento por la Paz, como en la divulgación de una campaña intensa que resalte los logros obtenidos, para mantener la moral en alto de sus componentes, frente a los ataques de sus oponentes.

Mi mensaje final para los compatriotas del MOVIMIENTO POR LA PAZ Y LA VIDA, “LAS COSAS FACILES LAS HACE TODO EL MUNDO, LAS DIFICILES LAS HACEMOS POCOS”

Esto dijo el Comandante Chávez “Que haya paz, que quien infrinja la Ley sea castigado, que la impunidad no campee generando más innecesaria violencia”

CHAVEZ VIVE LA PATRIA SIGUE





Esta nota ha sido leída aproximadamente 705 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a172745.htmlCUS